jueves, 5 de agosto de 2010

APRENDER A VIViR.

CAPITULO 23.

- Quiero intentarlo, TY.

Después de decirle eso mis labios buscaron de nuevo los suyos y mis manos se apoderaron de su camiseta, las suyas estaban en mis caderas y sin saber muy bien como, después de que le quitara la camiseta me encontré sentada encima de él, sus manos estaban ahora debajo de mi jersey y subían y bajaban por mi espalda, Tyson empezó a besarme el cuello y mi boca dejó escapar un suspiro. Levanté los brazos y Ty entendió el mensaje, empezó a quitarme la camiseta, cuando estuve sin ella me sentí expuesta y avergonzada ¿Y si a Tyson no le gustaba lo que veía? Sus ojos encontraron los míos, me miraba con deseo pero también con duda y preocupación. Hice lo único que podía hacer para superar la vergüenza, le volví a besar.

Mis manos recorrían su pecho y Tyson no paraba de besarme, los labios, el cuello,...de pronto sentí sus dientes en mi oreja, mordisqueó juguetonamente mi lóbulo mientras que sus manos bajaban los tirantes de mi sujetador, me puse un poco nerviosa y él lo notó:

- Alex.- dijo suavemente.- Has dicho que quieres intentarlo pero si quieres parar ahora lo entiendo.

- ¿Tú no quieres?

- Claro que quiero, es mas, ahora mismo me está resultando muy difícil decirte esto porqué mi amigo es mucho mas reacio a controlarse que yo, pero quiero hacer las cosas bien, quiero que estemos juntos cuando tu estés lista.

- Esto...es raro.- él me miró un poco ofendido, lo que provocó que se me escapara una risita.- es raro en el sentido de que no se que hacer, me siento bien cuando me besas y me acaricias pero no se como responder, como tocarte, me da vergüenza que me veas así y estoy nerviosa porqué es como si hiciera todo esto por primera vez.

- Creo que lo estás haciendo por primera vez.

- Me gustaría que fuera así, que no hubiera habido nadie que me hubiese tocado antes que tu.

- Para mi es como si fuera el primero, Al. Lo que has vivido no cuenta, porqué ellos vinieron y te obligaron a hacer cosas que tú no querías. Yo no quiero eso, Alex, quiero hacerte sentir bien, también tengo miedo, tengo miedo de hacer algo mal, algo que te asuste o que te haga recordar cosas. Si tu quieres Alex, me gustaría ir paso a paso, porqué quiero hacer esto bien, y sobretodo me gustaría que fuera especial, sobretodo para ti.

- Creo que tienes razón.- le di un pequeño beso.- Así que vamos a hacer todo eso de la primera, segunda y tercera base ¿No?

- Algo así.- rió él.- ¿Porqué no empezamos diciendo lo que nos da miedo?- dijo mientras nos acomodábamos en el sofá, nos quedamos tumbados muy juntos, mi cabeza descansaba encima de su pecho y él me rodeaba con sus brazos.

- Puedes empezar tu.- le dije lo que provocó que él riera.

- Bueno, lo que te he dicho antes, me preocupa cagarla contigo.

- ¿Puedes ser un poco mas claro y usar palabras menos fisiológicas?

- Vale.- rió.- tengo miedo de hacer algo mal, de hacer algo que no te guste o te incomode. Me da miedo que por mi culpa tú quieras acelerar las cosas y por acelerarlas termines sufriendo. Tu turno.- dijo.

- Bueno...en primer lugar creo que eres demasiado bueno y que te preocupas demasiado por mí, así que no creo que metas la pata. Por pensar en mí, antes que en ti quiero darte las gracias, eso hace que me sienta bien y me da ánimos para intentarlo.

- Me sobrestimas.

- No, te conozco y se como eres, Ty. En segundo lugar, más que miedo, tengo dudas, dudo que te guste mi cuerpo, dudo de que yo pueda hacerlo y dudar de esto me provoca miedo, miedo de decepcionarte y de poder llevar algún día una vida completamente normal.

- Ai, Alex...tendrás una vida normal, te lo prometo, aunque el sexo no forme parte de ella, a mi no me decepcionaras porqué decidas que no puedes hacerlo, te quiero y te entiendo, por otro lado yo no dudo de que puedas hacerlo, por qué eres fuerte, hace un momento lo estabas intentando y lo mas importante, soy realmente sexy. No vas a poder resistirte a mis encantos y atributos por mucho tiempo.- Con esa broma Tyson consiguió que me riera y me relajara.

- Es cierto, eres demasiado sexy para tu propio bien.- le dije.

- Lo se, todas quieren un pedazo de Tyson.- puso voz sexy.

- Lo he notado.

- ¿Ah si?- preguntó sorprendido.

- Claro, Mary quería saltar encima de ti y arrancarte la ropa.

- Suerte que no lo ha hecho. Estos vaqueros son mis favoritos.

- Que tonto eres.

- Alex.

- ¿Hmm?

- Me gusta tu cuerpo. Eres perfecta.- Creo que me sonrojé.

- Gracias.

Lo último que recuerdo fue quedarme dormida en los brazos de Tyson. Al despertarme por la mañana estaba sola en la cama, pero des de la cocina llegaba el olor a tostadas, me levanté y ahí, en nuestra diminuta cocina estaba él, vestido simplemente con unos vaqueros preparando el desayuno, caminé en silencio hasta él pues iba descalza y Tyson estaba de espaldas a mi untando dos tostadas con mantequilla, pasé mis brazos por su cintura y el dio un bote:

- ¡La madre que te parió, Alex! Que susto me has dado.- se me escapó una risita.

- Perdón, no era mi intención asustarte.

- Ya…- cogió aire profundamente.- Buenos días.

- Buenos días.- y está vez si me besó.

Después de desayunar Tyson se marchó a clase y yo fui a darme una ducha y a prepararme para mis clases, al ser viernes empezaba una hora mas tarde. Me duche con agua caliente y me puse unos vaqueros y una camiseta roja de manga corta, me peine un poco puesto que empezaba a llevar el pelo un poco largo, arreglé un poco la habitación, cogí mi bolsa, unos chicles de menta y me fui a clase. Cuando salí a la calle vi que estaba lloviendo mucho así que volví a subir y cogí un paraguas.

Las horas iban pasando y la lluvia iba incrementando hasta el punto de que al mirar por la ventana la espesa cortina de agua no te dejaba ver nada y los rayos y los truenos hacían que la gente se sobresaltase continuamente, durante mi segundo descanso decidí enviarle un mensaje de texto a Tyson ya que estaba casi segura que se había marchado sin paraguas, en él le dije que esperara en la puerta de su facultad y que pasaría a buscarlo al terminar las clases, su respuesta fue una llamada perdida.

¡Que pesada se me hico la clase de arte medieval! No es que no me gustase, pero al ser la ultima del día y estar tomando apuntes de las características de todos los malditos santos hacía que mi mente se desconectara y solamente pudiese pensar en el hambre que tenía. Por suerte la hora llegó a su fin y me puse en marcha, la facultad de Tyson quedaba un poco lejos así que no me entretuve. Llegué ahí bastante rápido por lo que a parte de Tyson que se estaba resguardando de la lluvia bajo una cornisa mientras que hablaba con algunos chicos, había más gente que esperaba a ver si el chaparrón aminoraba un poco, me acerqué hasta dónde estaba Tyson y le llamé:

- ¡Tyson!- se volvió y me dedicó una sonrisa.

- Enseguida voy.- se despidió de los otros chicos y vino hacía mi, yo avance algunos pasos mas para que no se mojara y él se metió bajo el paraguas.- hola.- me dijo besándome la nariz.

- Si, si…hola ¿pero no ves que estoy haciendo malabarismos?- yo estaba de puntillas con el brazo con el que sujetaba el paraguas totalmente estirado para que Tyson cupiera debajo.

- Perdona.- se rió pero también fue él quien sujetó el paraguas. Con el brazo que le quedaba libre me rodeó los hombros y empezamos a andar para casa.- ¿Qué tal tu día?- me preguntó.

- Bastante tedioso.

- Ya, el mío igual. Con este tiempo se pasan las ganas de todo.

Llegamos a casa envueltos en una agradable charla y después de ponernos ropa seca pues a pesar del paraguas nos habíamos mojado, preparamos algo de comer. Cuando estaba lavando los platos sonó el teléfono, era mi abuela diciendo que era mejor que no fuésemos ese fin de semana porqué la lluvia no iba a cesar durante todo el fin de semana y el camino a la casa se inundaba con facilidad, resignada le dije que nos íbamos a quedar y que le diera muchos besos a Chloe. Colgué y seguí lavando los platos y cuando estaba empezando a secarlos Tyson salió del baño solamente con una toalla sujeta a su cintura, me quedé embobada mirándole hasta que él habló:

- ¿Han llamado?

- Sí, ha llamado mi abuela. Dice que es mejor que este fin de semana no vayamos ya que va a continuar lloviendo y el camino se inunda.

- Ah bueno, así tenemos el fin de semana para nosotros.

- Sí, eso si.- me cogió el plato y el trapo que tenía en la mano y siguió secando él los platos.

- Sabes, he estado pensando.

- ¿Qué has pensado?

- Pues que tu y yo no hemos tenido ninguna cita.- rodé los ojos.

- Ty hemos salido un montón de veces.

- Lo se, pero no han sido citas. No hemos hecho eso de ir a cenar y al cine.

- ¿Tan poco original eres?- bromeé.

- Me gustan los clichés.

- Excusas.

- Si quieres una cita mas salvaje podemos ir a emborracharnos y luego te llevaré a que te hagan tu primer tatuaje.

- Prefiero el cine.

- Lo suponía.- terminó de guardar los platos y se volvió hacía mi, puso sus manos en mi cintura y con un rápido movimiento y casi sin esfuerzo me levantó y me sentó en la barra de la cocina.- Así ¿quieres salir conmigo?- sus ojos azules estaban clavados en los míos y su voz fue casi un susurro ¿cómo negarme?

- Claro.

- Bien.- dijo antes de besarme.

Tyson me beso con ganas y yo me aferré a él, mis manos estaban en su espalda que aun estaba un poco húmeda a causa de las gotitas de agua que caían de su pelo, sus manos estaban en mi cintura por debajo de mi camiseta e iban subiendo cuando se oyó un trueno y segundos después se fue la luz, no me importó mucho y por lo visto a Tyson tampoco porqué siguió besándome, él estaba a punto de quitarme la camiseta cuando llamaron a la puerta. Tyson suspiró frustrado y se separó de mí para ir a abrir, yo me bajé de la barra de la cocina y busqué el encendedor, estaba agachada buscándolo cuando oí la desagradable voz de Mary:

- ¡Ai Tyson! Menos mal que estás en casa.

- ¿Por qué? ¿Te ocurre algo?- le preguntó él.

- Es que Paula no está y con la tormenta y el apagón tengo miedo.

- Ya ¿y?- le preguntó. A mi se me escapó una risa. Encendí por fin la vela y me acerqué a la puerta, entonces pude ver que la muy zorra se estaba comiendo con los ojos a Ty que seguía medio desnudo. La fulminé con la mirada y ella a mí.

- Bueno, me preguntaba si podía quedarme con vosotros un rato.

- Si no hay mas remedio.- dijo Tyson con desdén.

- Ai muchas gracias, Ty.- exclamó ella con voz melosa. Creo que en ese momento me vino una arcada.

- De nada.- entramos y Mary se sentó en el sofá. Yo encendí otras dos velas por lo que teníamos algo más de luz.

- ¿Por qué no vas a vestirte?- le dije a Tyson. Él asintió y yo le di la vela que tenía en las manos. Yo me senté también en el sofá.- ¿Qué estás estudiando?- le pregunté.

- Y a ti que te importa.- me respondió la muy zorra.

- Es verdad me importa un pimiento, pero ya que has venido aquí a tocar las narices dame conversación o vete porqué esto que te de miedo la oscuridad es la tontería mas grande que he oído en siglos, y mira que he oído.- ella se quedó con la boca abierta. Por suerte en ese momento volvió Tyson completamente vestido con vaqueros y camiseta y yo le hice un hueco en el sofá, se sentó junto a mí y me abrazó.

- ¿De que estabais hablando?- preguntó Tyson.

- Mary estaba a punto de explicarme que está estudiando.

- Estoy en periodismo.

- Vaya que interesante.- le dije sin ningún tipo de emoción en la voz.

- Y ¿de dónde eres?- le preguntó.

- Soy de un pueblo de Dakota del Norte. ¿vosotros?

- Alex es de Nueva York y yo de Los Ángeles.

- ¿Y cómo os conocisteis?

- Me mudé a Los Ángeles.

- Ah.

En ese momento la conversación se había hecho bastante obtusa así que hubo silencio, Tyson por hacer algo cogió su guitarra que estaba al lado del sofá y tocó algunas notas, al final empezó a tocar Dead Flowers de Guns N’ Roses, iba mas o menos por la mitad cuando Mary exclamó:

- ¡Tyson! Tocas de maravilla.

- Eh, gracias.

- ¿Qué canción es?

- Dead Flowers de Guns N’ Roses.- le respondí yo.

- Vaya, no la conocía.

- ¿Qué tipo de música escuchas?- se interesó Ty.

- Ahora estoy realmente enganchada a Lady Gaga.

- Odio a esa tía.- dijimos Tyson y yo a la vez.

Pasaba el rato y la luz no volvía, yo estaba bastante harta de que Mary no se fuera ya que no paraba de insinuársele a Tyson, él también lo había notado y no se separaba de mi lado, le respondía cada vez menos amablemente y no le hacía ninguna pregunta, al final cansados de su presencia y de esperar que no hubiera vuelto la luz le dije:

- ¿Por qué no vas a ver si ha vuelto Paula?

- Me da miedo ¿me acompañas, Ty?- le dijo batiendo sus pestañas. Noté como Tyson que estaba sentado detrás de mí abrazándome se estremecía.

- Al, por favor.- me susurró al oído.

- Yo te acompaño, Mary. Aquí dónde ves a Tyson, tan alto, no es muy valiente.- ella me miró con odio.- ¡Vamos!- lo ordené ya levantada.

- Hasta luego, Tyson.- y la muy…muy…PUTA se acercó a él y le plantó dos besos. Cabreada ya de verdad la cogí del codo y la saqué a rastras de nuestro piso, la llevé hasta su puerta y llamé con energía. Paula abrió después de unos segundos.

- ¡Mary, has tardado mucho!- dijo Paula.

- Creo que se te ha perdido esto.- le dije a Paula, y empujé a Mary hacía su piso.

- ¿Qué haces loca?- se quejó Mary.

- No te quiero volver a ver por mi apartamento, si necesitas sal o azúcar te vas a comprarlo porqué yo te cerraré la puerta en las narices. Dicho esto volví enfurecida a mi casa y di un sonoro portazo al cerrar la puerta, Tyson seguía en el sofá y me miraba asustado.- ¡Esta tía me saca de mis casillas!

- Lo he notado.- dijo él con un hilo de voz.

- ¡Y como la vuelvas dejar entrar aquí os sacaré a los dos a patadas!

- Yo…- empezó a decir.

- Y pobre de ti que te vuelvas a dejar sobar.- de pronto Tyson empezó a reírse como un loco.- ¿De qué te ríes?

- ¡Dios Alex! Estás celosa.

- Claro que lo estoy. Está tía es un pendón.- volvió a reír.

- Hacía años que no escuchaba a nadie utilizar la palabra pendón.- entonces empecé a reír yo también.

- Ai Tyson, lo siento, probablemente estés pensando que soy una loca.

- No estaba pensando en eso.

- ¿Qué pensabas?

- Pues estaba viendo muy claramente a mi abuela vestida con su bata de flores cotilleando por la ventana de la cocina mientras le decía a mi abuelo que la hija de los vecinos de enfrente se había convertido en un pendón.- los dos nos echamos a reír de nuevo.

- ¡Estamos fatal de la cabeza, ambos!

- Lo se. Pero te quiero ¿tu sabes eso, verdad?

- Ajá.

- Bien.

Sin decir palabra ambos cogimos una vela y fuimos a la habitación, después de asegurarnos de que no íbamos a provocar un incendio, nos tumbamos sobre la cama y empezamos a besarnos, todo iba mucho mas lento que antes de ser interrumpidos, los besos y las caricias eran mas dulces y se sentían de maravilla, le quité la camiseta a Tyson y quedé encima de él, mis manos viajaron por su pecho desnudo y llegaron a la cintura de su pantalón, él me estaba subiendo la camiseta así que dejé ir un suspiro y mis manos desabrocharon sus vaqueros y luego levanté los brazos para que Tyson pudiera terminar de quitarme la camiseta. Entonces empezó a besarme los hombros y fue bajando hasta mi pecho, sus manos viajaron a mi espalda donde se encontraba el broche de mi sujetador:

- ¿Puedo?- me preguntó mirándome a los ojos. Yo lo pensé durante unos segundos.

- Sssí.- dije un poco dudosa.

- Podemos parar si quieres.

- No, quiero seguir.

- ¿Segura?

- Segura.

El volvió a besar-me y yo le correspondí el beso, mis manos estaban en sus mejillas y las de él seguían en mi espalda, el beso fue largo y solo cuando separamos nuestros labios me di cuenta que Tyson había soltado el broche, me bajo poco a poco los tirantes y yo aunque dudosa dejé que me quitara la prenda, mi sujetador fue arrojado a alguna parte de mi habitación y Tyson me miró, estaba muerta de vergüenza, pero solo era eso vergüenza, no tenía miedo, ni asco ni ninguna otra sensación desagradable. Si que tuve deseos de cubrirme porqué ¡estaba casi desnuda! y Tyson me estaba viendo y todo era nuevo, aunque ya había pasado por eso eran sensaciones totalmente distintas.

Besé de nuevo a Tyson y me abracé a él, aunque ahora no me veía nuestros cuerpos estaban juntos, piel contra piel…era excitante, noté por primera vez que mi cuerpo reaccionaba a un contacto de este tipo. Él hizo que rodáramos y ahora me encontraba debajo de su cuerpo, sus manos estaban en mis costados y sus labios, su lengua e incluso sus dientes jugueteaban con mis pechos…y me gustaba. Me dejé llevar por mi instinto y por el momento, mis manos viajaron por su espalda, y con dificultades debido a la gran diferencia de alturas llegaron a su trasero, en ese momento Tyson se rió contra mi clavícula:

- ¡Siempre te ha gustado tanto mi culo!- exclamó.

- ¡Oh por Dios! Eres un idiota.- pero me reí yo también.

- Lo siento Al, pero no he podido evitarlo.

- No importa, aunque has roto por completo el momento.

- ¿Eso crees?

- Sí.

- Nah, seguro que puede arreglarse.- Tyson volvió a besarme con un beso cargado de pasión y la verdad es que me hizo olvidar su comentario.- ¿Lo ves?- dijo.

- Sí, tenías razón.- beso.

- Te lo dije.- beso.- ¿estás bien? ¿quieres que paremos?

- Estoy muy bien y no, no quiero parar.

Nos besamos nuevamente, Tyson juguetonamente me mordió el cuello y dejando un sendero de besos llegó hasta mi ombligo, sus manos desabrocharon mis pantalones y empezó a quitarlos, yo le ayudé levantando mi trasero, entonces recorrió mis piernas suavemente con sus manos y volvió a ponerme encima suyo. Yo estaba muy desnuda y él continuaba con los vaqueros puestos así que reuní el valor y se los quité, Tyson llevaba como de costumbre unos de sus ridículos bóxer, no entendería nunca su afición por los calzoncillos ridículos, esta vez tenían dibujos de patitos de goma pero a diferencia de la ultima vez que le había visto con esa prenda ahora había un enorme bulto en el centro. No me quedé mirando mucho rato porqué mi cara ardía así que volví a tumbarme a su lado y le besé, Tyson fue bajando su mano por mi espalda, pasó por mi trasero y colocándola en la parta trasera de mi muslo hizo que pasara mi pierna por encima de él, nuestras pelvis hicieron contacto y Tyson gimió, movió un poco sus caderas y esta vez gemimos los dos, yo no podía creer que estar haciendo esto con Tyson me provocara placer, pero lo hacía, sentí como la mano de Ty se introducía dentro de mis braguitas y empezaba a masajearme, me estremecí de placer, sus dedos eran realmente habilidosos y yo me estaba deshaciendo en sus manos, él introdujo un dedo en mi y gemí sonoramente de placer. Tyson volvió a besarme mientras que introducía otro dedo y seguía, no podía pensar, mi cerebro había quedado inhabilitado por el placer que me estaba provocando Tyson, solamente podía sentir placer, sentirlo a él y no duré mucho, conseguí mi primer orgasmo después de pocos minutos.


bueno florecillas espero que os haya gustado el capitulo, se que he tardado mucho es actualizar pero es que es verano! tenia que salir de fiesta, ir a la playa y todo eso, aunque admito que tampoco he estado muy inspirada...bueno, como sea, espero vuestros comentarios y os dejo un link para ver a Alex con el pelo largo y recuperada. MUA!

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://images2.fanpop.com/image/photos/8600000/Shannyn-Sossamon-InStyle-Magazine-UK-shannyn-sossamon-8625852-1070-1526.jpg&imgrefurl=http://bombardamaxima.foros.ws/t805/taller-de-mi/&usg=__g9-DNZB-9K3l2dfO_yinzxMViZA=&h=1526&w=1070&sz=331&hl=es&start=56&tbnid=yOFkcCURRMrMSM:&tbnh=153&tbnw=108&prev=/images%3Fq%3Dshannyn%2Bsossamon%26hl%3Des%26biw%3D1280%26bih%3D668%26gbv%3D2%26tbs%3Disch:10%2C1179&itbs=1&iact=hc&vpx=357&vpy=194&dur=365&hovh=162&hovw=114&tx=65&ty=122&ei=ihVbTMupM5SI4ga7tZ25Ag&oei=eRVbTP7RMc2GsQaQjdnABA&esq=3&page=3&ndsp=18&ved=1t:429,r:7,s:56&biw=1280&bih=668

7 comentarios:

kamifloreta dijo...

hii!!
capitulo alentito ¿no? jajaja
que bien lo que hizo alex con la .... de mary.
bueno espero el prox. cap
kisses
cuidate

PD: dios como sera Tyson solo con toalla...

Mary G dijo...

Hoola An!! Wow!! Estaba super perdida, he leido los 3 capis seguidos *-* Que geniales han estado todos! Te debo el comentario en cada uno, pero mi pc anda lenta...Ya quiero leer que pasaa prontito hehehe

Espero disfrutes el veranoo jejeje
& gracias por avisarnos!
beesooos! que estes bien :D

Iza Parthenopaeus dijo...

An...!!!
nena, que buen capitulo...!!!
Siento no haberme pasado en mucho tiempo, pero aqui ando dandote lata.
Oie recuerdas que me dijiste que habia una peli uy similar a Quimica Perfecta?
podrias decirme de nuevo el nombre?
besos

Natu dijo...

Yeah! Super capi ;) Espero suuper ansiosa el prox capi !! :D:D
Ojala a Mary le de hemorroides -.-
Besos Chocolatosooos

D dijo...

An! Aww maldita tipa! Es una zorra y de las que nisiquiera lo disimulaa! Aggg las odio pero lo mejor fue como la sacó alex! Aww de verdad... Te he dicho ya que estoy colada por Tyson? Aiii de verdad es un encantoo!
Te has tardado pero ha válido la apena la espera! Aiii me alegra que te estés dando la vuelta por el blog que ya te extranaba! Aww te dejó mil besos!

Regii

An dijo...

jajajaj Natu lo de los hemorroides no lo había pensado xo parece una buena idea, pero refinando la idea creo que le pudo incluir alguna ETS XD ya veremos!

GabyC dijo...

ayyy tipas como esa mary...mejor que no nos las encontremos.

Algo hot el capi no??jiji...Que terapia ni que nada con Tyson es suficiente jeje

Gracias por el capi, espero el siguiente :)