miércoles, 13 de enero de 2010

APRENDER A VIViR.

CAPITULO 7.



Tyson hizo que le prometiera que acudiría al partido, al principio le dije que no con la excusa de Chloe pero finalmente me convenció diciéndome que eso no era excusa y que Chloe también podía ir al partido, al final accedí a ir.

Cuando se lo dije a Chloe se mostró muy entusiasmada de manera que cuando nos reunimos con Haley en el aparcamiento del instituto tanto entusiasmo me puso de los nervios. Nos sentamos en las gradas con Chloe en medio de Haley y yo y esperamos a que empezara el partido. Cuando los chicos salieron a la cancha los vitorearon y animaron, incluso me di cuenta de que tanto Dylan como Tyson tenían un club de fans, aunque el de Dylan era mas numeroso. Dylan se giró hacia su club de fans y les mandó un beso, ellas enloquecieron y pude ver como Tyson le daba una colleja a Dylan.

El partido empezó y como yo no tenía ni idea de baloncesto no me entraba mucho de lo que pasaba en la cancha, solamente bueno, aplaudía con el resto cada vez que los nuestros encestaban. Ganamos de veinte, según Haley el otro equipo era bastante malo por eso ganamos con tanta ventaja.


Esperamos fuera en el aparcamiento a que salieran los chicos, tardaron aproximadamente unos quince minutos, tiempo en el que Chloe se quedó dormida en el asiento del coche, yo hubiera marchado al instante pero me quedé haciéndole compañía a Haley, Tyson no saludó contento ya que la mayoría de puntos los había hecho él:

  • ¡Hola chicas!

  • ¡Ty, estuviste increíble esta noche!- le dijo Haley. Yo pensé que ella había sonado como una estúpida animadora.

  • Eh, gracias Haley.- entonces me miró a mi.- Al final viniste.

  • Oh, por favor, no te hagas el sorprendido. Prácticamente me obligaste a venir ¿Qué iba a hacer?- él se rió.

  • Cierto ¿Qué has hecho con Chloe?

  • La tienes aquí mismo, durmiendo como un angelito.

  • Vaya, ahora me siento mal por haceros venir.

  • El remordimiento es bueno.- él puso los ojos en blanco.- Bueno ¿Es que acaso vosotros no tenéis una cita?

  • Cierto. ¿Nos vamos, Haley?

  • Claro.

  • ¿Nos vemos mañana?- preguntó Tyson.

  • Estaré ahí a las nueve y como no estés despierto te patearé el culo.

  • Prometo estar despierto.


Me dijeron adiós con la mano y se fueron hacia el coche de Tyson. Por el contrario yo me subí a mi coche y puse rumbo a casa sin que mi hermana se despertara. Cuando llegamos la cogí en brazos y fui a dejarla en su habitación. Estaba bajando el ultimo peldaño de las escaleras cuando me cogieron bruscamente del brazo:

  • ¿Se puede saber de dónde vienes a estas horas?- este era mi padre y estaba borracho.

  • Te dije que iría con Chloe a ver un partido de baloncesto al instituto.

  • Es verdad.- y soltó su agarre aunque yo ya estuviera segura de que me iba a salir un moretón.- Tengo hambre.

  • Está bien, te prepararé algo ¿Qué te apetece?

  • Lo que sea.

  • Creo que quedan sobras de la ensaladilla rusa de ayer ¿Te sirve?

  • Sí.


Mi padre fue a sentarse en el comedor y yo a sacar las sobras de la nevera y ponérselas en un plato.

Por la mañana desperté temprano, mi cuerpo dolorido por las actividades de la noche anterior, mi alma...simplemente rota. Me arrastre fuera de la cama para continuar con mi rutina, preparar el desayuno, despertar a Chloe, arreglarme para que el mundo exterior no se diera cuenta de nada, desayunar e ir...a casa de Tyson a hacer el trabajo de física.

Chloe iba a pasar el día con Emma, el jueves por la tarde Allison había venido al café para pedirme permiso para poder llevar a Chloe a pasar el día con ellos en el Zoo. Yo le di permiso a Chloe de manera que antes de ir a casa Tyson la iría a dejar en casa de Allison. Mi hermana estaba emocionada y no paraba de dar saltitos en el asiento del coche mientras nos dirigíamos a casa Emma. Cuando llegamos llamamos al timbre y nos abrió Nick con cara de sueño y una muy emocionada Emma pegada a su pierna. Hablamos durante unos minutos en que intenté persuadirles para que Chloe pagara su propia entrada y comida pero ellos no dieron su brazo a torcer y decidieron que ellos invitaban a Chloe, finalmente lo acepté y después de despedirme de ellos y de recordarle a Chloe que se tenía que portar bien puse rumbo a casa Tyson, llegué a las nueve y ocho minutos, llamé a su puerta y después de unos minutos me abrió vestido solamente con unos pantalones cortos, frotándose los ojos y totalmente despeinado:

  • Te advertí que estuvieras despierto, Tyson Lodge.

  • Estoy despierto.

  • ¿Vas a negarme que acabas de salir de la cama?

  • No.

  • Eso te pasa por trasnochar.

  • Todo en la vida tiene un precio, anda pasa.- entré.

  • ¿No hay nadie?

  • No, mi madre y mi hermana se han ido de compras. ¿Quieres desayunar?

  • Ya he desayunado. Pero un café estaría bien.

  • Pues sígueme renacuaja.- le puse ojos asesinos y él se rió. Fuimos a la cocina y Tyson se puso a pelearse con la cafetera, definitivamente este chico era un desastre.

  • ¿Quieres que lo haga yo?

  • Hmm...¿Vale?- me reí.

  • ¿Ni siquiera sabes como funciona tu propia cafetera?

  • No estoy familiarizado con todos estos cacharros.- se defendió él.

  • ¿Entonces cómo vas a prepararte el desayuno?

  • Eso es una buena pregunta.

  • Eres un desastre.- él sacó cereales de uno de los armarios de la cocina.-Por cierto ¿Qué tal la cita con Haley?

  • Bien...

  • ¿Sólo bien?

  • Bueno, en realidad no se.

  • ¿Qué pasó?

  • Nada, en realidad al principio iba todo bien, pero después...

  • ¿Después qué?

  • Nosotros pues...yo...esto...

  • ¿Os besasteis?

  • Si.- dijo él un susurro.

  • ¿Y eso es un problema?

  • No, pero...Haley es muy...¿cómo decirlo? Acelerada.

  • Ai...

  • Bueno da igual, Alex. No quiero agobiarte con mis tonterías.

  • No importa, Ty. De verdad.

  • Bueno, pero tenemos un horrible trabajo de física por hacer.

  • Dios... no me lo recuerdes.- le dije desconsolada.

  • ¿Vamos a mi habitación?

  • Si no hay mas remedio.


Subimos a su habitación y nos pusimos con el trabajo. Suerte y digo GRANDISIMA SUERTE que Tyson me pidió que fuera su compañera para este trabajo porqué si no estaría realmente perdida, prácticamente no me enteraba de nada de lo que Tyson estaba tecleando en el ordenador, así que, por primera vez en mi vida dejé a alguien hacer mi trabajo y me dediqué a rascarme la barriga. Como me aburría empecé a inspeccionar su habitación, sin tocar nada claro..., estaba mirando unas fotos que tenía encima de la estantería cuando él me tiro un trozo de goma a la cabeza:

  • Deja de fisgar.- me dijo.

  • No estoy fisgando, solamente estoy viendo estas fotos.

  • ¿Qué fotos?

  • Estas.- y se las mostré.

  • ¡Dios, estas no!- y se levantó para quitármelas.

  • Eh, quiero verlas ¿Qué ocultas ahí?

  • Nada.

  • Pues si no ocultas nada deja que las vea.

  • No.- yo intenté quitárselas y el simplemente elevó la mano con que sujetaba las fotos por encima de su cabeza.

  • ¡Eh, eso no es justo, bajalas!- no se de donde estaba saliendo mi comportamiento, pero con Tyson me sentía agusto, podía bromear con él y yo sabía que no me iba a tocar ni un pelo.

  • ¿Ahora qué vas hacer, eh? ¿eh? ¿Cómo vas a llegar aquí arriba?- bromeaba él. Yo me colgué de su brazo.

  • ¡Bajate! O voy a llamar a Rapunzel para que me eche una mano.

  • ¿A Rapunzel?

  • Sí, a Rapunzel.

  • ¿Y eso por qué?

  • Para que me lance su cabellera des de arriba del chico Torre.


Entonces él puso a reírse, mucho, de manera que se dobló sobre su estómago y yo aproveché para robarle las fotos. Empecé a pasarlas rápido hasta que llegué a una en donde había un niño pequeño, de unos cuatro años. Los rasgos de su cara eran los mismos que los de Tyson, aunque no eran tan angulosos como ahora, eran los rasgos redondeados propios de un niño, mini Tyson tenía una gran sonrisa en su rostro y sus increíbles ojos azules brillaban como un lucero, hasta aquí todo estaba bien, pero el Tyson en miniatura de la foto tenía su camiseta subida hasta el pecho y se había bajado sus pantalones y ropa interior hasta los tobillos. Al ver esa imagen no pude hacer otra cosa que reírme. Me reí tanto que terminé despatarrada por el suelo, Tyson me miraba como si me hubiera vuelto loca y cuando finalmente pude parar mi ataque de risa él alegó:

  • De pequeño tenía alma nudista.

  • Ya lo veo.

  • ¿Tienes algún problema con eso?- me dijo bromeando.

  • ¿Yo? Ninguno, creo que la foto es graciosisima. Deberías ponértela de perfil en facebook.

  • ¿Sabes? Estás loca.- dijo con una sonrisa ¿cariñosa?- pero me gusta Alex, me gusta verte reír así.

  • eh...¿gracias?- él dejó ir una carcajada.

  • Vamos a seguir con el trabajo. O bueno, voy a seguir con el trabajo.

  • Lo siento Tyson, pero tu eres muy bueno.

  • Lo se, pequeña.- dijo vacilón.


Continuamos haciendo el trabajo, bueno él continuó haciéndolo, era prácticamente hora de comer y el estomago de Tyson rugió como un león, como su madre y su hermana aun no habían llegado y él estaba currando como el que mas yo me ofrecí a preparar la comida. Tyson se bajó a la cocina conmigo y con su portátil para continuar trabajando mientra yo preparaba macarrones y patatas al horno:

  • Wow Alex, esto huele realmente bien.

  • Gracias. Pero solamente son unos macarrones y unas patatas.

  • Sí, pero huelen bien. Yo hubiera quemado ya la casa.

  • ¿Qué vas a hacer cuando de vayas a la universidad?

  • Vivir del McDonald's.

  • Pues entonces morirás joven.

  • Bueno, todo gran estrella del rock muere joven.

  • Si, pero tu no eres una estrella del rock.

  • Aun.- puse los ojos en blanco.

  • ¿Qué quieres estudiar, Tyson?

  • Ingeniería. Me gustaría ir a Brown, pero lo veo realmente difícil. Así que supongo que terminaré en Berkeley o en UCLA.

  • También son buenas universidades.

  • Lo se, pero no quiero quedarme en California.

  • Entiendo.

  • ¿Tu a qué universidad quieres ir?

  • Yo no voy a ir a la universidad.

  • ¿Por qué?

  • Porqué no quiero.

  • Pues vaya tontería, Alex.

  • No es tontería ¿Quién va a cuidar de Chloe si yo voy a la universidad?

  • No se...dejame pensar. ¿Tu padre?

  • Mi padre es incapaz de cuidar de nadie.

  • Yo creo que exageras, Alex. Tienes demasiadas responsabilidades, tu hermana no es solo responsabilidad tuya. Además también estás trabajando y estudiando. Deberías darte un respiro si no al final vas a explotar.

  • ¡No puedo darme un respiro!- y sin querer con el codo tiré al suelo un vaso que se rompió al hacer contacto.


Flashback


Hacía apenas un mes que mi madre había fallecido, tenía ocho años y me sentía triste, tenía ganas de llorar y de tumbarme y no hacer nada pero no podía hacerlo, mami había muerto, papi estaba muy raro y alguien debía de ocuparse de mi nueva hermanita. Mi hermanita Chloe, era tan bonita, tan suave...pero ella siempre lloraba y yo tenía que darle el biberón o cambiarle los pañales. Yo no sabía como se hacían todas esas cosas y cuando se lo decía a papá él simplemente me gruñía, así que tuve que aprender. Tenía una leve idea de como se hacían esas cosas por la televisión, sabía que cuando le cambiaba el pañal a Chloe tenía que limpiarle el culete y ponerle polvos para que no se hiciera pupa, que el agua con que la bañaba no debía estar muy caliente, que tenía que darle muchas veces el biberón y luego hacer que eructara.


Todo eso me venía grande, pero lo hice lo mejor que pude, nunca me enfadaba con mi hermana porqué ella era simplemente angelical.

Mi padre solamente hablaba para ordenarme cosas y el día que todas mis pesadillas empezaron fue cuando me ordenó que le trajera un vaso de agua al salón, yo lo hice pero al entrar en el salón me tropecé y el baso se me cayó al suelo. Mi padre se enfado mucho, me insultó de muchas maneras y esa fue también la primera vez que golpeó y que robó mi inocencia.


Fin del flashback.


En el momento en que el vaso se rompió ese recuerdo volvió a mi mente, reviví todo el dolor que había sentido y el sentimiento de miedo y angustia se apoderaron de mi, me agaché rápidamente para recoger los cristales mientras me disculpaba:

  • Oh Tyson, lo siento mucho. Perdoname.- mi voz sonaba quebrada.

  • No pasa nada, Alex. Dejalo, vas a cortarte, dejame a ir a por la escoba.

  • No yo lo hago, no te preocupes.- dije mientras seguía recogiendo los cristales con mis manos desnudas.- Dios, soy tan estúpida, cuanto lo siento.- y en ese momento mi lagrimas hicieron acto de presencia y lo próximo que se es que estaba en los brazos de Tyson sollozando y con las manos llenas de cortes.

  • Shtt, calmate Alex. No pasa nada.- el me mecía. No se cuanto rato estuvimos así.

  • Lo siento Tyson, lo siento mucho.- le dije cuando cesaron mis sollozos.

  • Para ya de disculparte, no pasa nada. Ni siquiera era la cristalería buena.- dijo para aliviar la tensión.

  • No me disculpo por lo del vaso.

  • Oh bueno, esto no importa tampoco.

  • Gracias.- le dije.

  • De nada. Ahora...si estás un poco mejor, deberíamos curar tus manos.

  • No hace falta, yo lo haré.

  • Alex...- me dijo con ojos severos.

  • Bueno está bien, tu puedes hacerlo.

  • Eso pensaba.


Me ayudó a levantarme del suelo e hizo que me sentar en una de las sillas de la cocina él desapareció durante un momento y volvió con el botiquín. Me puso un trapo limpio sobre mi regazo y luego me limpió los cortes con alcohol, algunos de los cristales seguían clavados a mi piel por lo qué Tyson, con sumo cuidado, los quitó con unas pinzas. Luego con un algodoncillo impregnado de Betadine volvió a limpiar mis cortes. Me puso unas tiritas en los cortes mas profundos que aun sangraban y entonces besó las palmas de mis manos:

  • Así se curará antes.- dijo sonriendo.- o al menos eso me decía mi madre de pequeño.

  • Mi madre también lo decía...y yo se lo digo a Chloe.

  • Pues entonces debe ser verdad.- yo solamente pude asentir y le di un pequeño abrazo a Tyson, me costó mucho hacerlo, pero quería demostrarle que le estaba agradecida.- Alex...¿Puedo preguntar que ha pasado?

  • Yo...solamente he relacionado el vaso roto con el día en que murió mi madre.- eso era en parte cierto.

  • Oh.- dijo solamente.- ¿La echas mucho de menos?

  • No te puedes imaginar cuanto. Ella me hace mucha falta. Yo simplemente no se como hacer las cosas.- me sinceré.- No se si lo estoy haciendo bien con Chloe ¿Qué necesita ella? ¿Es feliz? Me trata como si fuera su madre y yo me siento culpable por eso porque me gustaría que tuviera una de verdad.

  • Alex, calmate. Es normal que te sientas así, como te he dicho antes tienes mucha presión, pero pese a todo yo creo que lo estás haciendo jodidamente bien. Vamos, tu sabes que lo haces bien con Chloe, solamente tienes que estar un rato con ella para ver que si que es feliz, además es un encanto de niña y por lo poco que se no creo que sea una niña rebelde, eso significa que la has educado bien y que te respeta. Y bueno, es normal que ella te vea como a su madre, no ha conocido a nadie mas, pero estoy seguro que tu le hablas de vuestra madre y que ella sabe que la quería.

  • Puede que tengas razón.- le dije sorbiendo mi nariz.

  • Porsupuesto que la tengo. Alex no tienes de que preocuparte, tu eres realmente una chica fuerte y se que podrás afrontar todos los problemas que se te planteen.

  • Espero que así sea, espero que así sea.


Después de estar un rato sentados en silencio Tyson se fue a por la escoba y una pala (o un recogedor o como quiera que se diga en castellano) y reogio todos los cristales. Comimos la comida que yo había preparado, ya estaba medio fría pero a él no pareció importarle incluso la elogió y luego volvimos a su habitación a terminar el trabajo.




Bueno, bueno... aquí está el capitulo, es algo mas corto pero creo que también es bastante intenso y la verdad es que me ha parecido inadecuado alargarlo con algún hecho intrascendental ya que lo que tengo planeado para después es demasiado light, así que os dejo solamente con este drama e intentaré volver a actualizar pronto. Si no es con esta historia será con El castigo de Eris. Besos y por favor, comentad que si no me deprimo y pienso que nadie lo lee.





4 comentarios:

Iza Parthenopaeus dijo...

ooh vamos An no te deprimas que eres jodidamente buena en esto...
en verdd me has traumado con tus historias..
y pues siii ya espero leer el proximo cap de las dos historia
besos

Beu de Spunk dijo...

Uuuuy!
Me da tristeza esta historia, todo lo que le pasa a Alex... u___u
pobresilla, pero pues sigue escribendo :)

anna dijo...

Claro q lo leemos... es una historia preciosa, muy fuerte pero aun asi preciosa
sigue escribiendo siempre q lo haces muy bien
un beso!!!

kamifloreta dijo...

hello
Ann ha estado muy bien el capitulo
y la historia me gusta cada dia mas porque habla de algo real.
Tyson todo un amor