viernes, 15 de octubre de 2010

APRENDER A VIViR.

EN PRIMER LUGAR DECIR QUE SIENTO MUCHO, MUCHO, MUUUUUCHO HABER TARDADO TANTISIMO EN COLGAR EL CAPITULO, LA VERDAD ES QUE NO HE TENIDO TIEMPO. PERO BUENO YA ESTÁ AQUÍ Y ES MAS LARGO DE LO NORMAL, DECIR TAMBIEN QUE DESPUÉS DE ESTE CAPITULO YA VIENE EL FINAL, O MEJOR DICHO LOS DOS FINALES, SUPONGO QUE DESPUES DE LEER ESTO YA LOS IMAGINAREIS, PERO BUENO...COMO SIEMPRE ESPERO QUE OS GUSTE, SED BUENAS CONMIGO Y COMENTAD Y DEJADME QUE ME DISCULPE OTRA VEZ POR LA TARDANZA. BESOS, AN.


CAPITULO 25

5 años después

Despertar todas las mañanas al lado de Tyson era algo increíble, supongo que cuando quieres a alguien y ese alguien te corresponde te sientes así de feliz, yo era muy feliz. Hacía algo más de un año que habíamos dejado nuestro diminuto apartamento en la universidad y ahora vivíamos fuera del campus, yo había terminado la carrera pero a Tyson aun le quedaba un semestre. Cuando sonó el despertador me apresuré a apagarlo y así poder levantarme antes de que Tyson se despertara porqué si no era imposible que llegara a tiempo al trabajo, trabajaba hacía ocho meses en un museo, bueno, trabajar no era la palabra exacta, estaba como becaria y me explotaban, el sueldo era una miseria pero así adquiría experiencia mientras trabajaba en algo que me gustaba. Chloe se había hecho mayor, demasiado para mi gusto…se había convertido en una adolescente y pasaba por una época rebelde, aunque rebelde seguía siendo encantadora y todos perdonábamos sus locuras, muchas veces me sacaba de quicio pero podría ser peor.

Empecé a levantarme de la cama pero los fuertes brazos de Tyson se cerraron alrededor de mi cintura:

  • Tyson vas a volver a hacerme llegar tarde al trabajo.

  • ¿Y?- dijo él.

  • ¿Cómo qué y? es mi trabajo no puedo llegar 4 días de 6 tarde.

  • Te pagan una miseria y haces todo el trabajo, tienes derecho a llegar tarde.

  • Soy becaria, se supone que debe ser así.

  • Y yo soy tu novio, se supone que debo hacerte llegar tarde y sofocada.

  • ¡Ty…- antes de que pudiera terminar de gritar ya me encontraba debajo de él.

  • Buenos días.- me dijo antes de besarme. Los besos de Tyson tenían el poder de anular mi voluntad.

  • Buenos días.- le contesté yo cuando sus labios se separaron de los míos.

  • ¿Has dormido bien?- preguntó antes de atacar mi cuello.

  • Sssí.

Como era de esperar llegué tarde al museo y mi jefe me echó la bronca y me mandó a ordenar el almacén. El dichoso cuarto estaba asqueroso, parecía que hiciera siglos que nadie entraba en él, todo estaba recubierto de polvo y telarañas, con mucha resignación y rabia contenida hacía mi jefe me puse a limpiarlo, mientras le quitaba el polvo a una caja mugrienta mi mente empezó a volar y recordé los días que siguieron a la primera vez que Ty y yo hicimos el amor.

FLASHBACK

Ese día nos despertamos abrazados el uno al otro, nuestras piernas entrelazadas y la cabeza de Tyson reposando en mi pecho, poco a poco abrí los ojos pero los volví a cerrar por que la luz me resultaba molesta, después de un par de intentos mas los abrí completamente y me di cuenta que él peso que sentía en mi pecho era Tyson, él seguía durmiendo profundamente, su rostro reflejaba serenidad y estaba muy guapo, sin pensarlo dos veces mis manos subieron a su cabello y se enredaron en el mientras le masajeaba su cuero cabelludo, a Tyson eso le relajaba mucho, llevaba unos cuantos minutos con eso cuando Ty empezó a ronronear, se había despertado:

  • Ei, buenos días.- le dije bajito.

  • Muy buenos días.- contestó él que se incorporó y se estiró para desperezarse. Yo visto que estábamos muy desnudos, yo mas que él porqué solo estavamos cubiertos hasta la cintura me tapé con las sábanas.- Creo que he dormido sobre ti.- dijo.

  • Ya bueno...siempre lo haces.

  • No, lo que hago normalmente es dormir agarrado a ti. Hoy ha sido, mucho mas agradable.- yo enrojecí.

  • ¡Idiota!- él solo sonrió de forma pícara. Seguidamente con un rápido movimiento me jaló hacía él y me abrazó contra su pecho.

  • ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes?- me preguntó.

  • Estoy bien y me siento de maravilla. Nunca antes me había sentido así. Estoy...feliz.

  • ¿Tengo yo algo que ver en eso?- dijo en tono pícaro.

  • Tu eres el único responsable de que me sienta así.- tiré de él para poder darle un beso. Cuando el beso terminó Tyson se levantó de un salto y se puso unos calzoncillos.- ¿Dónde vas?

  • Quédate aquí, te prepararé el desayuno.

  • ¡No!- chillé.

  • ¿Por qué?

  • Porqué el ultimo día que entraste en la cocina casi la quemas.

  • ¡No es verdad!

  • ¡Lo es!

  • Bueno ¿pero cómo iba a saber yo que no se puede meter metal en el microondas.

  • Eso lo sabe todo el mundo.

  • En ese caso y visto que no te fías de mi iré a comprar algo para desayunar.

  • Pero Ty, no hace falta, yo puedo preparar algo.

  • Alex ¿qué hablamos ayer?

  • ¡Oh! Vale, entonces, haz lo que quieras.

  • Ahora vuelvo.- y salió de la habitación, después de dos segundos volvió a entrar.- Ropa, necesito ropa.

Yo me reí y el me guiñó un ojo mientras se vestía con unos vaqueros y una camiseta, luego se marchó.

Volví a tumbarme en la cama y suspiré, rememoré lo que había pasado la noche anterior y una sonrisa se dibujo en mis labios. Di un par de vueltas mas en la cama y decidí ir a ducharme. Cuando salí envuelta en mi albornoz Tyson ya había llegado y estaba sentado en la cama, se estaba quitando la camiseta ya que Tyson tenía alma nudista:

  • ¿Qué has traído?- le pregunté.

  • Tortitas.

  • ¡Oh!

Salí disparada a la cocina y Tyson vino detrás de mi, mientras yo ponía las tortitas en platos Tyson me rodeó la cintura con sus brazos y empezó a besar mi cuello. Yo me desconcentraba y eso que no necesitaba concentración para poner la mesa, poco a poco sus manos fueron bajando por mis brazos y pasaron a la parte delantera de mi cintura en donde se encontraba el lazo del albornoz, él lo aflojó un poco y retiró la prenda de mis hombros, sus besos fueron bajando y recorriendo mi piel desnuda, hizo que me girara de manera que quedé entre su cuerpo y el mármol de la cocina. Tyson me cogió por las caderas y me levantó con facilidad para sentarme en la encimera, entonces atacó mis labios, yo le respondí el beso, crucé mis piernas por detrás de la cintura de Tyson de manera que no podía escaparse, pero en verdad creo que no estaba muy interesado en ir a ningún sitio:

  • Creo que se va a enfriar el desayuno.- dijo él.

  • ¿A quién le importa el maldito desayuno?- le respondí.

  • Alguien está ansiosa.- bromeó.

  • Si, estoy ansiosa y caliente.

  • ¡Alex!- dijo él sorprendido.

  • ¿Qué?- le pregunté.- Yo no sabía que esto podía ser así de bueno. Así que haz el favor de quitarme el albornoz y hazme el amor aquí mismo.- él sonrío.

  • Tus deseos son ordenes para mi.- dijo mientras me quitaba la ropa.- y Al.

  • ¿Hmm?

  • Me ha puesto mucho que me dijeras que estabas ansiosa y caliente.

FIN DEL FLASHBACK.

Aún me ruborizo al pensar que a partir de ese día nos había resultado muy difícil estar sin hacerlo. Con Tyson había descubierto un mundo nuevo, él me llevó a conocerme a mi misma e hicimos cosas que yo jamás pensé hacer por voluntad propia.

También recuerdo el terrible bochorno que pasé cuando al volver a llegar el verano viajamos juntos unos días a Los Ángeles, Tyson ya había ido en Navidad, pero yo no había vuelto des de que me marché con Chloe y con mi abuela.

La loca de Jade nos vino a buscar al aeropuerto, me besuqueó y me estrujó tanto que pensé que me iba a romper, yo le devolví el abrazo y ella acto seguido se tiró encima de su primo. Por el camino a casa de Tyson, que es dónde nos íbamos a quedar nos explicó que había hecho y sus proyectos, también nos contó con pelos y señales lo enamoradísima que estaba, salía con una chica, Miranda, des de hacía tres meses. La chica estaba estudiando medicina y se pagaba la carrera trabajando de modelo, cuando la vi mi autoestima bajó 300 puntos, era muy, muy guapa. Hasta a Tyson que normalmente solo tenía ojos para mi estuvo babeando durante un buen rato, pero bueno, ese es otro tema.

Al llegar a casa Tyson, su madre se lo comió a besos y Tyson se comió a besos a su hermana, después también le echó la bronca porqué ella le confesó que estaba saliendo con Dylan, después de convencer a Tyson que dejara en paz a su hermana subimos a la habitación para dejar nuestras maletas, él estaba de mal humor:

  • ¿Qué te pasa?- le pregunté.

  • ¡Que no puedo creer que el capullo de Dylan me haga esto a mi!- luego se dejo caer encima de su cama.

  • Ty, no seas tonto. Tienen derecho a hacer lo que quieran.

  • ¡No! Dylan hubiera tenido que decírmelo.

  • Si claro, sólo es que hubieras acabado con él.

  • Se lo merece.- me senté en la cama al lado de Tyson.

  • Estás siendo idiota.

  • Ven, necesito amor.- hizo que me tumbara a su lado.

Después de un rato de hacerle mimos conseguí que se le pasara el berrinche y bajamos a la cocina para cenar y aunque estábamos cansados Jade nos obligó a salir. Subimos al cuarto de Tyson a cambiarnos de ropa y yo no tenía ni idea d que ponerme, él se estaba dando una ducha y yo en ropa interior rebuscaba en la maleta, cuando Tyson salió yo aun continuaba igual:

  • ¡Esto es un asco!- le dije.

  • ¿El qué?

  • Pues que no se que ponerme.

  • Yo te veo muy bien así.- le hice una mueca.

  • Seguro que si, pero no puedo salir así.

  • No tenemos porqué salir.- dijo acercándose a mi.

  • ¡Si claro, quedémonos!- dije irónicamente.- pero eres tu quien va a quedarse sin su amigito. Jade te lo cortará.

  • Podemos decirle que tenemos jet lag.- dijo

  • Eso no le va a importar.

  • ¡Oh vamos, Al!- el muy sátiro ya me había quitado el sujetador.

  • ¡Oye! Mantén tus manos quietas.

  • No puedo, son ellas solas las que se mueven.- Empezó a acariciarme y mis piernas se hicieron gelatina, él me sujetó y se sentó en la cama haciendo que yo me sentara a horcajadas sobre él. Le besé yo mientras que sus manos recorrían mi espalda desnuda y finalmente se depositaban en mi trasero. La cosa empezó a subir de tono rápidamente y enseguida ambos estábamos jadeando. Tyson iba a quitarme las bragas cuando se abrió la puerta y entraron Jade, Adriana, Dylan y Haley.

  • Oye ¿os falta mucho? Mirad quien está aqu...í.- dijo Jade que se quedó mirándonos sin ningún tipo de reparo.- nosotros nos quedamos estáticos.

  • ¡Dios Tyson, tapate! Me voy a quedar ciego.- chilló Dylan.

  • Que asco.- comentó Adriana.

  • ¡Y yo sin sexo des de hace cinco meses!- Haley.

  • ¿Tanto? Chica te voy a regalar un vibrador.- le dijo Jade.

  • ¡Queréis salir de aquí!- les gritó Tyson.

Y ellos salieron riendo y yo quise matar a Tyson. Ese fue uno de los momentos mas bochornosos de toda mi vida, porqué eso no se quedó solo ahí si no que los chicos lo estuvieron comentando toda la noche. Incluso la mañana siguiente cuando fuimos a visitar a Allison y a conocer a la pequeña Alex ella ya estaba enterada. Sonreí al recordar ese episodio.


Cuando por fin llegué a casa después de pasarme la mañana limpiando el almacén, encontré a Tyson sentado en la mesa del comedor rodeado de libros y apuntes, él llevaba los auriculares en las orejas y como estaba concentrado no se percató de que ya había llegado, le abracé por la espalda y besé su nuca provocando que se sobresaltara, luego cuando se dio cuenta que era yo se giró y me sentó en sus piernas:

  • Que susto me has dado.

  • Eso te pasa por estar escuchando música a todo volumen.

  • Ya, pero es que los vecinos siguen con la reforma.

  • ¿Todavía? Hace casi un mes.

  • Lo se, y así no hay quien estudie.

  • Ve a la biblioteca.

  • Es peor, allí me encuentro con los de clase y hacemos de todo menos estudiar.- suspiró.- ¿Qué tal el día?

  • Horrible, como he vuelto a llegar tarde el capullo de mi jefe me ha hecho limpiar el almacén.

  • Lo siento.- lo cierto es que no lo sentía en absoluto.

  • No mientas, se que no lo sientes.

  • Bueno, vale, no siento hacerte llegar tarde, pero siento que hayas tenido que limpiar toda la mañana. Pero sabes que puedo romperle las piernas a tu jefe ¿verdad?

  • Si, pero no quiero que vayas a prisión.

  • Ya bueno, por ti iría.

  • ¡Oh! Que meloso ha sonado eso.

  • Es verdad, mi virilidad ha bajado ocho puestos.

  • Creo que tu virilidad continúa en muy buena posición.- le dije de manera pícara.

  • No empieces lo que no vas a terminar.- me retó él.

  • Yo siempre termino lo que empiezo.

Me levanté y me encaminé hacía la habitación mientras me quitaba la ropa, Tyson seguía en la silla mirandome con cara de bobo, entré en la habitación y él seguía allí quieto de manera que me quité la camiseta y se la tiré. Fue a parar directamente a sus manos y eso hizo que se levantara de un salto y viniera detrás de mi.

Y así pasaban los días, Tyson ya había terminado sus exámenes finales y ahora teníamos que decidir que hacer con nuestro futuro, a ambos nos encantaba Hawaii pero teníamos que pensar en el futuro y si regresábamos a Estados Unidos ambos íbamos a tener mas oportunidades en nuestros respectivos trabajos, así que después de pensarlo y hablarlo durante muchos días decidimos que era momento de regresar, pero no íbamos a volver a Los Ángeles, aunque la familia de Tyson estaba allí no nos atraía en absoluto, decidimos irnos a Nueva York, por muy mal que lo hubiese pasado ahí antes era mi ciudad y me gustaba, había muchos museos y galerías en donde podía encontrar trabajo y también había muchas oportunidades para Tyson. Así que empezamos a organizarlo todo. Cuando se lo dijimos a Chloe se puso hecha una fiera, ella no quería marcharse, peleé mucho con ella y cómo la niña no daba su brazo a torcer yo descargaba mi frustración con Tyson:

  • ¡Maldita niña caprichosa!- maldije.

  • Es normal que se ponga así, Al. Es una adolescente y para ella todo su mundo está aquí.

  • ¿Y a mi que soy su hermana y que he sacrificado un montón de cosas por ella que me den, no?

  • Cariño no te pongas así, ella no lo hace por joderte a ti.

  • ¡No se te ocurra ponerte de su parte!

  • No me pongo de su parte, pero la entiendo, al igual que te entiendo a ti. Si quieres hablo con ella.

  • No quiero que hables con ella, quiero que la metas en un saco y la mandes a Nueva York.

  • No puedo hacer eso, pero si pudiera lo haría.

  • Oh, callate.

Pasaron mas días y Chloe y yo seguíamos sin ponernos deacuerdo, mi abuela insistía en que Chloe se podía quedar y yo sabía que así era pero la quería mucho y no me gustaba la idea de estar tan lejos de ella.

Un día, después de volver a discutir salí de la casa de mi abuela enfadada y caminé hasta la playa, me senté en la arena e intenté calmarme, al cabo de unos minutos mi abuela vino a mi encuentro:

  • Alex cariño, no deberías ponerte así.

  • Es que esa niñata me pone de los nervios.

  • Ya lo se, pero está en una época muy mala.

  • Eso no lo justifica todo, yo a su edad no era así.

  • Lo sé, tu a su edad ya tenías que soportar muchas cosas, ya habías tenido que crecer.

  • Aunque no hubiera pasado eso tampoco hubiera sido así.- me enfurruñé y mi abuela se rió.

  • Alex, escuchame. Se lo mucho que quieres a Chloe y entiendo que quieras estar con ella, pero debes pensar mas en ti, eres joven, solo tienes 23 años.

  • Casi 24.

  • Vale, casi 24 pero es ahora cuando empieza tu vida, estás con Tyson y te quiere, tu lo quieres, os vais a Nueva York juntos y todos sabemos lo bueno que es Tyson y la paciencia que tiene, todos sabemos que por ti caminara descalzo sobre brazas pero no creo que vivir con tu hermana pequeña es lo que mas desee, la quiere también, pero créeme que no es lo que mas os conviene. Hace mucho tiempo que vivís juntos y estáis acostumbrados a estar solos, a hacer lo que os venga en gana.

  • ¿Qué quieres decir abuela?- y en ese momento mi abuela se sonrojó y se echó a reír como una adolescente.

  • Pues a que no creo que quieras matar tu pasión con Tyson por culpa de tu hermana.- Yo también me eché a reír y ambas terminamos llorando de la risa.

  • Puede que tengas razón.

  • La tengo, y piensa que Chloe tiene su vida muy estructurada aquí, sus amigos, Lali y ella se morirían si la separamos. Yo estoy muy feliz de tenerla conmigo.

  • Vale, vale. Me rindo. Puede quedarse.

Y así es como decidimos que Chloe se iba a quedar en Hawaii, ella se puso eufórica y yo me quité un enorme dolor de cabeza.

Eran nuestros últimos días en Hawaii, ya estaba todo preparado, habíamos alquilado un apartamento en el SoHo, y Tyson tenía ya tres entrevistas de trabajo, yo por mi parte tenía una entrevista en el MET y estaba muy nerviosa, quería que me cogieran, era un sueño trabajar ahí, mi jefe, aunque era un gilipollas me había recomendado y eso siempre era bueno.

Me desperté a media noche, sudada y llorando, había tenido una terrible pesadilla, Tyson que estaba a mi lado también se despertó y encendió la luz, cuando me vio enseguida me rodeó con sus brazos y me estrechó contra su pecho:

  • Al ¿qué te pasa?

  • Nada, he tenido una pesadilla.- dije sin parar de llorar, a veces las tenía y siempre aparecía mi padre en ellas. Pero esa vez había sido diferente.

  • ¿Otra vez has soñado con tu padre?- preguntó Tyson angustiado.

  • No, esta vez no tenía nada que ver con eso.

  • ¿Entonces?

  • Eras tú, morías.- y sollocé aun mas fuerte.

  • Vamos, Al, solo ha sido una pesadilla, estoy aquí y estoy perfectamente bien.

  • Lo sé, lo siento, siento preocuparte, es que yo no se que haría sin ti.

  • Pues vivir Al, aprender a vivir sin mi.

  • No podría.

  • Claro que si, eres mi chica, fuerte y luchadora. Lo harías, seguirías a delante porqué si no sabes lo mucho que me cabrearía contigo. Además, eso no va a pasar, no planeo morirme pronto ni mucho menos separarme de ti.- me beso y secó mis lágrimas con sus pulgares.

  • Tyson, hazme el amor.

Esa noche hicimos el amor con ternura, Tyson me mimó y me dio lo que yo necesitaba en ese momento. Cuando volvimos a despertarnos por la mañana ya todo estaba olvidado y como el sol brillaba decidimos ir a la playa, estábamos en casa de mi abuela por lo que solo tuvimos que caminar dos minutos, Tyson llevaba la tabla puesto que quería hacer surff, yo me tumbe encima de la toalla y me dispuse a broncearme. Aunque hacía sol también había viento por lo que las olas eran muy grandes:

  • Ten cuidado.- le dije a Tyson que iba a meterse en el agua.

  • Oh, nena, llevo esperando por unas olas así des de hace mucho tiempo.

  • Sí, si, pero ten cuidado.

  • Siempre.- me dio un beso rápido y fue a reunirse con los otros surfistas.

Tyson llevaba una hora en el agua y yo estaba aburrida, había terminado mi libro y me había dejado el iPod en casa, miré hacia el agua y vi a Tyson coger una ola de por lo menos 4 metros, la cogió mal por lo que se cayó, no me preocupé mucho ya que era bastante normal, pero estaba tardando demasiado en salir a la superficie, los otros surferos también lo notaron por lo que empezaron a buscarlo, sin pensarlo dos segundos me metí en el agua, estaba a medio camino cuando Tyson salió a la superficie, por lo que pude ver estaba sangrando y le pidió ayuda a otro chico, empezaron a sacarlo y yo los ayudé a llevarlo hasta la arena, tenia un feo corte en la cabeza:

  • ¡Dios Tyson!- le dije.

  • Al, tranquila, no es nada.- dijo él.

  • ¿Cómo que no es nada? ¡Te has abierto la cabeza!

  • Solo es un poco de sangre.- dijo un chico que lo estaba examinando.- un rasguño superficial.

  • ¿Lo ves?- dijo él.

  • ¡Como vuelvas a darme un susto así te mato!

  • Lo siento, mierda se me ha roto la tabla.- se levantó de la arena y en ese momento cayó desplomado al suelo.

8 comentarios:

¡¡bamh!! dijo...

Oh Dios, oh Dios!
Que me dejas con el Jesus en la boca An!!
D:
Dioooos!
Que lindo capi y ese final que me deja mordiendome las uñas!
D:

Angy dijo...

Tienes regalos en mi blog,espero q te gustan..besos

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/10/regalitos-para-el-fin-de-semana-para.html

GabyC dijo...

ah no, eso no le puede pasar a Tyson...

Gracias por el capi, la espera valio la pena :)

Anónimo dijo...

por dios, por dios, por dio, por favor, por favor que no le pase nada a tyson, no seas mala por favor con lo mal que lo ha pasado alex creo que se merece un final feliz, no? ahhhhh necesito saber que va a pasar espero con muchas ansias el proximo capitulo y apiadate de tus pobrecillas seguidoras que quieren un final feliz. Muchos besos y gracias por el fantastico capi fin feliz jaa.

Regina dijo...

iiii kill you an!! te mato ya se que quieres hacer!! Lo se!! Y de una vez te lo dido de una vez... a ver que empeño pero si lo haces te lo juro que cruzo el charco y te golpeoo eh!!

bueno fuera de mi momentaneo momento de locura... te digo que me encantaron sus recuerdos! aiii amo esta historia la ame mucho de verdad! Y no quiero que se termine!! pero todo llega a su final y puedo decirte que este capítulo fue perfecto excepto por la ultima linea ehh!!

te quiero an!
Ya no te olvides de mi!

un beso
regi

pecatea dijo...

hayyyyyyy q decir tu historia fue una de las mas hermosas y emocionantes q he leido en mis cortos 18 años de vida(*>*jejeje).gracias por dejarnos conocer ese lado talentoso tuyo.
espero q le des un buen final a tay hee ¡¡¡
bye

pecatea dijo...

hayyyyyyy q decir tu historia fue una de las mas hermosas y emocionantes q he leido en mis cortos 18 años de vida(*>*jejeje).gracias por dejarnos conocer ese lado talentoso tuyo.
espero q le des un buen final a tay hee ¡¡¡
bye

Angy dijo...

Tienes regalos en mi blog,hojala te gusta-besos y feliz finde......

Angy((Out of the Blue))

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/10/regalos-for-weekend.html