miércoles, 3 de noviembre de 2010

APRENDER A VIViR.

CAPITULO 26.

No fui consciente de lo que estaba pasando hasta que llegó la ambulancia, oí el sonido de la sirena y eso me sacó de mi estado de shock, Tyson, fue lo único que pude pensar. Tyson que seguía tirado en la arena, Tyson que estaba inconsciente,…

Los paramédicos llegaron y empezaron a hacer preguntas:

- Ha cogido mal una ola y se ha caído, ha tardado un poco en salir a la superficie pero ha salido solo. El corte de la cabeza parecía superficial, estaba bien y cuando ha ido a levantarse se ha desplomado.- explicó uno de los chicos. Mientras, los médicos le ponían un collarín y lo pasaban a una camilla.

- ¿Va a ponerse bien?- pregunté.

- No lo se, nos lo llevamos al hospital ¿eres su novia?

- Si.

- Puedes venir con nosotros si quieres.

Asentí y los seguí hasta la ambulancia en donde de camino al hospital examinaron mejor a Tyson, decían algo de coágulos internos, de hacerle pruebas e incluso de operar.

Yo estaba asustada pero no debía pensar en lo peor, debía estar allí para Tyson tal hi como el había estado conmigo.

Llegamos al hospital y entramos por la puerta de urgencias, enseguida llegaron mas médicos vinieron a hacerse cargo de él y se lo llevaron dejándome a mi sola en medio de ese caos que era urgencias. Al cabo de unos segundos algo hizo clic en mi cabeza, debía llamar a mi abuela y que ella viniera con mi teléfono para así poder llamar a Sandra.

Hablé con una chica que estaba detrás de un tablero atendiendo a la gente y me dejó llamar.

Mi abuela vino lo más pronto que pudo acompañada por Chloe, mi hermana enseguida me abrazó y yo a ella. Hacía media hora que estaba en la sala de espera y aun no me habían dicho nada, tuvimos que esperar 40 minutos más hasta que salió un médico:

- ¿Familiares de Tyson Lodge?

- Somos nosotros.- dije.

- ¿Son su familia?

- Sí, bueno, soy su novia ¿cómo está?- dije con un punto de histeria en mi voz.

- Lo siento pero no puedo decirles nada, solo estamos autorizados a informar a la familia.

- ¡Me importa una mierda si estáis autorizados o no!- chillé.- ¡Su familia está en Los Ángeles así que hazme el puto favor de decirme como está!

- ¡Alex!- me riñó mi abuela.

- Señorita entiendo que esté angustiada.

- ¡No estoy angustiada! Estoy al borde de la histeria ¿puede comprender usted que somos lo único que tiene aquí y que no puedo hablar con su madre hasta que sepa algo?- le dije gritando.

- Esta bien, se lo diré, pero cálmese.- respiré profundamente preparándome para oír lo peor.- lo hemos tenido que operar, había hemorragias internas y ahora está en la UCI, tenemos que esperar a ver como evoluciona, pero les seré sincero, hay pocas esperanzas.

¿Pocas esperanzas? ¿Qué diablos significaba eso? No me percaté de que estaba llorando hasta que mi abuela me dio un pañuelo. El doctor se marchó dejándonos solos para poder asimilar la noticia. Sabía lo que debía hacer, llamar a Sandra ¿pero que le iba a decir? ¿Sandra toma el primer vuelo a Hawai, tu hijo está en la UCI y nos han dicho que hay pocas esperanzas?

- Cariño, deberías llamar a la madre de Tyson.- dijo mi abuela.

- Lo sé, pero no se como decírselo.

- Si quieres le llamo yo.

- No, debo hacerlo yo.- Chloe me tendió mi móvil y yo marqué el numero que me sabía de memoria y esperé a que alguien respondiera.

- ¿Diga?- por suerte o por desgracia era Sandra la que respondió.

- Sandra, soy Alex.

- ¡Hola Alex! ¿qué tal estás cielo?

- Yo…yo estoy bien, pero deberías venir aquí.

- ¿Por qué? ¿Qué ocurre?- dijo alarmada.

- Es Tyson, ha tenido un accidente haciendo surff. Él, él está en la UCI.

- ¡Dios mío! ¿cómo está? ¿qué os han dicho?

- Está mal, lo han operado y nos han dicho que hay pocas esperanzas.- dije sollozando, al otro lado de la linea Sandra también empezó a llorar. Esperé unos segundos antes de volver a hablar.- ¿Sandra?

- Voy a tomar el primer vuelo.

Después de concretar algunos detalles colgamos y yo me derrumbé, me dejé caer en la silla y enterré la cara entre mis manos. Noté la calida mano de mi hermana sobre mi hombro y dejé que ella me consolara.

Perdí la noción del tiempo, el tiempo en ese sitio no era algo real, a mi me parecía que había pasado una eternidad cuando el médico volvió a venir para comunicarnos que Tyson estaba peor, que había entrado en coma. Yo no dejé de molestar a todo el mundo hasta que me dejaron pasar a verle. Dos minutos me dijeron al final.

Ver a Tyson tal hi como lo vi, me afectó muchísimo. Estaba tumbado en la cama con la cabeza vendada y conectado a un montón de maquinas, rodeado de cables y tubos que le suministraban medicamentos, cuando me di cuenta de que apenas tenía tiempo para estar con él me aproximé a la cama y le cogí la mano, estaba cálida como siempre pese a la intravenosa que tenía pinchada en el dorso:

- No te atrevas a morirte Tyson, me lo prometiste, me prometiste que estarías conmigo durante mucho tiempo.

Sabía que no iba a haber una respuesta, pero aun así esperaba que la hubiera, esperaba que me dijera que no dijera tonterías, que por supuesto que no se iba a morir. Pero nada pasó, no me secó las lágrimas, ni me apretó la mano para reconfortarme, ni me besó. Sólo hubo silencio hasta que apareció la enfermera y me dijo que había estado más tiempo de lo permitido. Aunque le rogué no me dejo quedar mas tiempo y tuve que salir. A fuera, mi abuela y Chloe me esperaban angustiadas.

Las horas que siguieron me moví como un zombi, comí cuando mi abuela me obligó, fui al baño cuando mi vejiga lo demandó y respondí cuando alguien me preguntó. Pero lo cierto es que estaba fuera de mi, la persona a la que más quería en el mundo, a parte de Chloe, estaba tendida en una cama de hospital luchando por su vida y yo no podía hacer nada para ayudarle. Jamás me había sentido así de inútil, si siquiera cuando vivía dominada por mi padre, y tenía miedo, un miedo que jamás había sentido ¿qué iba a hacer yo si Tyson moría? Estaba segura que no podría seguir con mi vida, no después de que fuera él quien le diera sentido.

Pasaron horas, supongo, porque Sandra estaba aquí, junto a Adriana y un hombre muy alto al que jamás había visto pero que tenía los mimos ojos que Tyson y enseguida supe que era su padre, todos tenías caras de angustia, pero Adriana y su madre tenían los ojos rojos e hinchados:

- ¡Alex! ¿Cómo está? ¿Os han dicho algo más?

- Está peor, ha entrado en coma.- Sandra tuvo que apoyarse en su hija porque le fallaron las piernas.

- ¿podemos verlo?- preguntó su padre.

- No lo se, a mi me han dejado entrar pero han sido solo cinco minutos. Preguntadlo.

- Sandra, se fuerte. Voy a preguntar.- dijo Joe que es como se llamaba su padre.

Sandra me hizo muchas preguntas y yo la verdad es que no sabia que contestarle, cuando Joe volvió dijo que los dejaban entrar cinco minutos a verlo. Nosotras esperamos fuera y nunca podré olvidar la cara de Sandra cuando salió, su cara era la de una mujer sin esperanza, una mujer que sabía que iba a perder lo que mas le importaba en el mundo. Se sentó junto a mi y me cogió la mano, esperamos así, cogidas de la mano intentándonos infundarnos un valor que ninguna de las dos tenía en ese momento.

Pasaron dos semanas y Tyson no mejoraba, seguía en coma. Joe había vuelto a los Estados Unidos diciendo que no podía estar tanto tiempo sin ir a trabajar, dijo eso pero todos sabíamos lo poco que le preocupaba su hijo. En cambio, Jade llegó dos días después de que llegaran Sandra, Adriana y Joe. Vino con sus padres y con su hermano del que yo desconocía la existencia, se llamaba Hayden y aunque era tan atractivo como Jade (en versión masculina, claro está) no podían parecerse menos, él era moreno, con los ojos marrones llevaba gafas y al contrario de Jade que vestía para llamar la atención él intentaba pasar desapercibido, vestía unos simples vaqueros y una camiseta negra de manga corta totalmente lisa.

Jade y yo estábamos en el hospital, en la habitación de Tyson mientras que los padres de Jade, su hermano, Sandra y Adriana habían salido a despejarse un poco:

- No sabía que tenías un hermano.- le comenté.

- Ya, bueno, no lo veo mucho.- dijo ella.

- En realidad no pensaba que tuvieras unos padres.- ella se rió.

- No se, supongo que como me fui de casa muy joven no hablo mucho de mi familia, no es que no los quiera, en realidad los quiero mucho, lo que pasa que estoy acostumbrada a hacer lo mío.

- Eso es cierto.

- Con mi hermano tenemos nuestras discrepancias, él se preocupa demasiado por mi, si por el fuera estaría envuelta entre algodones.

- Bueno normal ¿es mayor que tu, no?

- Sí, tiene 29.

- ¿Él vive en Los Ángeles?

- No, en realidad vive en Londres hace cuatro años.

- Vaya, así es normal que no lo veas mucho.

- ¿Si, no? Bueno, está de corresponsal ahí. Es periodista trabaja en la CNN.

- ¡Vaya!

- Si, el muy carbón ha tenido mucha suerte.

- Mucha suerte no, me lo he currado mucho.- Dijo Hayden que acababa de entrar a la habitación. Llevaba dos expresos en la mano.- os he traído café.

- Gracias.- le dije.

- No hay de que. Dime Alex ¿a qué te dedicas? Jade te ha contado ya mi vida, cuéntame algo de ti.

- No hay nada que contar y me he licenciado en Historia del Arte.

- Oh, bueno.

- Alex es de Nueva York.- dijo Jade.- tiene 24 años y no le gusta mucho hablar de si misma, pero ambos sois un poco freaks así que os llevareis bien.

- Yo no soy freak.- dijimos los dos a la vez.

A partir de aquí empieza el FINAL UNO.

En ese momento una de las maquinas a las que Tyson estaba conectado empezó a pitar, llamamos enseguida a la enfermera y esta llamó a la vez a un médico. Nos hicieron salir de la habitación, yo estaba histérica, no sabía que era lo que le estaba pasando a Tyson y eso era algo que no podía aguantar, estuvimos varios minutos allá afuera sin saber nada, incluso los padres de Jade, Sandra y Adriana llegaron antes de que tuviéramos noticias. Finalmente después de un buen rato el médico salió con cara de afligido seguido de la enfermera:

- Lo sentimos mucho, pero Tyson ha entrado en muerte cerebral.

- ¿Qué? ¡Esto no puede ser!- gritaba Sandra.

- Lo siento señora, pero su hijo está clínicamente muerto.

- ¡Dios!

Yo me había sentado en una de las sillas del pasillo, mis piernas no respondían, mi cerebro estaba bloqueado al igual que mis sentidos.

Fue un golpe muy duro para todos, Sandra y Adriana estaban destrozadas, Jade lloraba sin cesar y los padres de esta y Hayden que eran los que menos relación tenían con Tyson intentaban consolar a los demás pero yo, estaba ahí quieta, estática sin llorar, sin parpadear, sin sentir…

Sentí que alguien posaba las manos sobre mis rodillas y me sobresalté, ahí volví a percibir la realidad y me di cuenta de la estampa que tenía a mi alrededor, la persona que me había puesto las manos en las rodillas era Hayden que estaba agachado delante de mi, me miraba preocupado:

- Alex, ei, tienes que reaccionar.

- No me toques.- le dije. Me levanté y entré en la habitación de Tyson en donde él seguía tumbado en la cama, con los ojos cerrados igual que hace unos minutos, no parecía estar muerto, pero claro, eso era porqué sus órganos seguían funcionando gracias a las máquinas.- ¿Por qué me has hecho esto?- grité furiosa.- ¿Qué coño voy a hacer yo ahora? ¿Crees que puedo vivir sin ti? ¡Pues no, no puedo hacerlo, te necesito, te necesito para que me hagas sentir como una persona! Mierda Ty, no puedes morir.

En ese momento empecé a llorar como una loca, me aferré a su cuerpo y lloré y lloré, lloré abrazada a él hasta que unos brazos me obligaron a soltarlo, creo que fue Hayden de nuevo, me obligó a salir de la habitación y me arrastró por los pasillos del hospital hasta que llegamos al exterior:

- ¡Déjame, tengo que volver con Tyson!- le grité.

- No, lo que tienes que hacer es respirar, se que es duro, pero cálmate.

- ¡Quiero volver!

- ¡Alex, mírame! Tyson está muerto, lo único que le mantiene con vida son esas maquinas, necesitas calmarte para volver ahí y estar medianamente centrada cuando lo desconecten.

- ¡No pueden desconectarlo!

- Es lo que tienen que hacer, y creo que tienes que estar a su lado, porque si no es algo que nunca te perdonaras, y solo podrás estar ahí si te calmas.

- No quiero que muera, no puede morir.

- Nadie quiere que muera, pero es así, se que le quieres y que es difícil de aceptar pero debes hacerlo, no es bueno estar como tu estás.

- No puede morir, no puede morir, no puede…- Hayden me agarró de los hombros y me sacudió.

- ¿Quieres estar junto a él o no? Si no te calmas no lo podrás hacer y cuando lo vuelvas a ver será un cadáver. No quieres verlo de esa manera.

- Quiero estar junto a él.

- Pues mírame a los ojos y respira.- No se como pero consiguió que hiciera lo que me dijo.- Bien, Alex se que ahora piensas que soy odioso pero te necesito cuerda para que puedas volver ahí y despedirte.- yo asentí.- Ten, tomate esto, es valeriana.

Después de que me tomara las pastillas volvimos a entrar y esta vez yo iba como un zombi, mis piernas me pesaban y lloraba silenciosamente, cuando entramos en la habitación Jade me abrazó y yo a ella, Sandra sujetaba la mano de su hijo mientras que Adriana lloraba silenciosamente, había dos médicos también, esperando a que Sandra dijera algo:

- No va a despertar.- dijo más como afirmación que como pregunta.

- Lo sentimos mucho, pero no, no va a despertar.

- Entonces ¿qué hay que hacer?

- Desconectarlo.

- Bien.

- Necesitamos que firme estos documentos y bueno, ya sabemos que es lo que menos le importa en este momento, pero consta que su hijo se había hecho donante de órganos.

- ¿Qué?- preguntó Sandra.

- Es verdad.- dije.- se hizo el carnet un día que me acompañó a terapia en el hospital de Los Ángeles, me lo contó, lo hizo mientras esperaba. Dijo…dijo que si una vez muerto podía ayudar a alguien que no le importaba.

- Si era lo que el quería…- dijo Sandra con un hilo de voz.

Sandra firmó los documentos con el pulso tembloroso y nos dejaron un momento para que pudiéramos despedirnos, pasamos uno a uno, posé mis labios sobre los suyos y sentí su calor, su aliento y su respiración por ultima vez.

Uno de los médicos volvió y fue desenchufando las maquinas una a una y de esa manera, de esa manera tan estupida, por una cosa tan estupida como estar haciendo surf murió, Tyson, el amor de mi existencia, la persona que me había enseñado a vivir ya no estaba, ya no podría volver a hablar con él, ni podría besarlo, ni podría hacer el amor con él nunca más.

FINAL DOS: alternativo y feliz para que no me matéis a mi. Es corto porqué si preferís este final tendréis un epilogo con mas de Tyson y Alex.

Jade y yo estábamos en el hospital, en la habitación de Tyson mientras que los padres de Jade, su hermano, Sandra y Adriana habían salido a despejarse un poco:

- No sabía que tenías un hermano.- le comenté.

- Ya, bueno, no lo veo mucho.- dijo ella.

- En realidad no pensaba que tuvieras unos padres.- ella se rió.

- No se, supongo que como me fui de casa muy joven no hablo mucho de mi familia, no es que no los quiera, en realidad los quiero mucho, lo que pasa que estoy acostumbrada a hacer lo mío.

- Eso es cierto.

- Con mi hermano tenemos nuestras discrepancias, él se preocupa demasiado por mi, si por el fuera estaría envuelta entre algodones.

- Bueno normal ¿es mayor que tu, no?

- Sí, tiene 29.

- ¿Él vive en Los Ángeles?

- No, en realidad vive en Londres hace cuatro años.

- Vaya, así es normal que no lo veas mucho.

- ¿Si, no? Bueno, está de corresponsal ahí. Es periodista trabaja en la CNN.

- ¡Vaya!

- Si, el muy carbón ha tenido mucha suerte.

- Mucha suerte no, me lo he currado mucho.- Dijo Hayden que acababa de entrar a la habitación. Llevaba dos expresos en la mano.- os he traído café.

- Gracias.- le dije.

- No hay de que. Dime Alex ¿a qué te dedicas? Jade te ha contado ya mi vida, cuéntame algo de ti.

- No hay nada que contar y me he licenciado en Historia del Arte.

- Oh, bueno.

- Alex es de Nueva York.- dijo Jade.- tiene 24 años y no le gusta mucho hablar de si misma, pero ambos sois un poco freaks así que os llevareis bien.

- Yo no soy freak.- dijimos los dos a la vez.

- Deja de ligar con mi novia, Hay (Hay de Hayden, no del verbo haber)- por un momento no sabíamos de donde venía esa débil voz, nos miramos los tres desorientados hasta que nos dimos cuenta de que era Tyson el que había hablado.

- ¡Tyson!- chillé.

- Ei.- dijo con la voz débil

- ¡Oh Dios mío! Estás despierto.- yo ya estaba a su lado. Él hizo una mueca.- Llamad, llamad a un médico.- dije.

Los médicos dijeron que era algo increíble que Tyson hubiera despertado del coma, él en cambio, pasados unos días decía que no sabía de que estábamos todos tan sorprendidos si él ya me había prometido que no se iba a morir. Tampoco le había quedado secuelas, es decir, su cuerpo mantenía su total movilidad, al igual que su vista y su habla no se habían visto afectados y como estaba enfermo, se aburría y sabía que no le íbamos a gritar se dedicaba a gastarnos bromas haciendo ver que algo no iba bien.

Era su ultimo día en el hospital, es más ya estaba vestido y se había paseado por todo el hospital porqué continuaba sin poder estarse quieto esperando a que le dieran el alta, su madre al final se había ido porqué no lo aguantaba, Tyson era el peor paciente de la historia de la medicina, sus tíos, es decir los padres de Jade y Hayden ya habían vuelto a Los Ángeles por lo que en la habitación solo estábamos, su hermana, sus primos, Chloe y yo:

- ¡Tyson quieres estarte quieto!- le grité.

- No puedo, me asfixio aquí dentro.

- Te dan el alta pero te han dicho que tienes que hacer reposo, así que métete en la cama.

- Me metería en la cama, pero no en esta ni tampoco solo.- dijo moviendo las cejas de manera insinuante.

- Eso ni lo pienses.

- ¡Al!

- El médico ha dicho reposo.

- Pues tu arriba, yo abajo.

- Ah, eres un guarro.- le dijo Chloe.

- Ah pequeña Chloe, no soy un guarro estoy muy enamorado, que es distinto.

- Si, eso dicen todos.- dijo Jade.

- Tu también lo dices y eres mujer.- bromeó Hayden.

- Si, pero es bollera.- dijo Adriana.

- ¿Sabes que entre primos no se considera incesto?- se insinuó Jade.

- ¡Oh, deja a mi hermana lesbiana pervertida!- Tyson.

- Y tu vuelve a la cama enfermo depravado.- vi que eso iba a empezar con una ronda de insultos.

- ¡Queréis callaros!- les grité y después de eso me mareé, todos lo notaron porqué no fue un mareo leve.

- ¡Al!- Tyson estaba junto a mi antes que nadie. Me sujetó.- Siéntate.- me ordenó. Me sentó en su cama, porqué el era el peor paciente que no hacía caso de nada, pero las cosas cambiaban cuando era yo la que no estaba bien.- ¿Qué te pasa?

- Nada, estoy bien.- dije.- Solo me he mareado un poco.

- ¿Has comido?

- Sí.

- ¿Hace cuanto que no duermes?

- Ty, he dormido toda la noche.

- Si, pero has dormido en el sillón, igual…

- No es eso.

- ¿Seguro que has comido?

- Si, he comido, con Adriana y Jade.

- Pues al igual deberíamos llamar a una enfermera para que te haga unos análisis o algo, Jade, ve a buscar una.

- No hace falta, no me pasa nada.

- La gente no se marea por nada.

- Pues entonces no me pasa nada grabe.

- ¿Pero si te pasa algo?- dijo alarmado.

- ¡No lo se!- ya está, ya me había puesto nerviosa.

- ¿Cómo que no lo sabes?

- Creoqueestoyembarazada.- dije del tirón.

- ¿Qué?- todos lo preguntaron porqué todos lo habían oído pero no estaban seguros de si lo habían escuchado bien. Tiré de Tyson hacía mi y se lo repetí solo para él.

- Creo que estoy embarazada.

Y una enorme sonrisa se dibujo en su cara.


bueno, estos son los dos finales, faltan los epilogos pero des de ya voy a poner una votacion para ver que final preferis. he tardado, lo se, pero no tengo tanto tiempo como antes, espero que os haya gustado, besos y comentad. An.

10 comentarios:

GabyC dijo...

Tomare el final uno como verdadero pues creo que ese es el que tu quieres para la historia...¿porque tenia que morir de esa forma Tyson? es verdad parece algo est*pido morir a causa de surfear...al menos tyson hubiera tenido una muerte menos...rara.

Gracias por compratir tu historia =D

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaahhhhh final feliz, me encanta y muchas gracias por hacerlo aunque solo sea para que no nos de algo.espero el epilogo con más cosas de alex y ty besos de una agradecida lorena.

Anónimo dijo...

el segundo final :); prefiero los finales felices, la vida ya es demasiado dura.

espero el epilogo ;)

un besoo

I.

Anónimo dijo...

la neta me gusta mas el segundo final por q el 1ero me hace sufrir demasiado amo el personaje de tyson y saber q el muere es... desmasiado doloroso y ademas al ya sufrio suficiente no lo crees no lo merece pero como es una historia cruda estoy segura q dejaras el fienal uno ni modo pero sigue asi me gustan mucho tus historias :)

Ana dijo...

Final 2 final 2 no nos dejes sin el final feliz odio los finales tristes

Angy dijo...

Tienes premios en mi blog,espero q te gusta.Feliz finde......besos obscuras
desde mi blog((^Out of Blue^))
Angy

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/11/premios-para-fin-de-semana-for-all.html

sirenia dijo...

aaay !! el final uno estuvo crudo
por que tiene que morir tyson!! pero creo que capto la idea es aprender a vivir desearia que tyson no hubiera muerto pero eso no le quita lo bueno de la historia tomare el primero y soñare con el segundo bueno como dije es aprender a vivir y alex lo esta hasiendo la vida a veses es un m''''' pero siempre hay un rayo de luz!!!
espero el epilogo!!!
bess!!

Anónimo dijo...

a no, definitivamente el final feliz, ambos sufrieron demasiado, ahora.... si haces una secuela con hayden, bueno a tu criterio nena, en todo caso ambos finales son excelentes

Anónimo dijo...

el final feliz

Anónimo dijo...

me encantan los dos finales anunque prefiero el dos por supuesto sobre todo en la parte k se despierta tyson.
me gustaria saber cuando vas a escribir el 5 capitulo de el castigo de eris. besos gracias