domingo, 15 de enero de 2012

SEX, DRUGS & ROCK N' ROLL.

CAPITULO 5.

La semana pasó volando y fue una semana de mierda, el director del centro me llamó para hablar puesto que los padres tocapelotas se habían quejado, le expuse la situación y le dejé revisar los trabajos y examen del alumno, él estuvo deacuerdo conmigo de que no tenían el nivel suficiente. Hubo otra reunión con los padres y la cosa no mejoró mucho, amenazaron con cambiar a su hijo de centro y el director me obligó a que le dejara repetir los trabajos y el examen en un mes. Después de todo eso y de pasar una semana entera aguantando a Piti y sus ganas de mojar cuando llegó el viernes sólo tenía ganas de una buena fiesta y de un buen polvo.

El viernes por la tarde visité a mi camello pillé lo de siempre y el tipo me invitó a una ralla de Speed, salí de allí un poco mas acelerado de lo normal y me fui directamente a la Guarida. Jim me saludó y me sirvió una cerveza en cuanto planté mi culo en uno de los taburetes, no había nadie con el que me relacionara especialmente así que simplemente me añadí a la conversación general que había. Un poco mas tarde me llamó Alex, vino tomamos otra cerveza, luego se incorporó Oriol y fuimos a cenar un keebab. Después de la cena volvimos al bar y nos encontramos con que el resto, es decir, Piti, Héctor y Oscar ya habían llegado, bebimos, nos colocamos y salimos de allí en dirección al orto pub donde solíamos ir y donde abundaban las mujeres. Piti entró mas eufórico que nunca y creo que incluso lo vi bailando. Me acerqué a la barra para pedir otra cerveza y me quedé allí un rato observando a la gente en general y a las mujeres en particular. De repente vi que la chica de la otra noche, Mia, estaba en la pista bailando con otra chica, me encontré caminando hacia ella. Cuando llegué a donde estaba la saludé:

  • Hola.- ¡si, soy brillante!
  • Eh, creo que te conozco.- me dijo con una sonrisa.
  • Si, de algo me suenas.- También le sonreí.- ¿Qué tal estás?
  • Algo menos borracha que la ultima vez que te vi.
  • Pues es una pena ¿quieres tomar algo?- ella soltó una carcajada.
  • ¿Estás intentando emborracharme?
  • Sólo si tu quieres.
  • Lo siento, hoy estoy con mi amiga.
  • Creo que puedo hacer algo con eso.- ellas me miraron con cara de asco.- No estoy pensando en un trío.- Dije de inmediato.- Aunque si cambiáis de idea...
  • No lo estropees.
  • Ahora vuelvo, no huyas.- le dije rozando su oreja.


Encontré a Alex después de dar una vuelta por el local ¿por qué era tan difícil encontrar a la gente cuando la estabas buscando? Estaba con Héctor y con Piti tonteando con un grupo de chicas que no eran muy guapas, lo cogí del hombro y me lo llevé:

  • ¿Qué haces?- me preguntó.
  • Voy a presentarte a una chica muy guapa.- era verdad la amiga no estaba nada pero que nada mal. Era, puede, mas guapa que Mia. No, mas guapa no, diferentes. La belleza de Mia era mas sutil pero no menos potente.
  • ¿A mi?
  • Ajá.- Llegamos donde las dos chicas seguían bailando.- Alex te presento a...
  • Sara.- dijo Mia por mi.
  • Sara, este es Alex. Hablad, conoceos.- exclamé. Ellos se saludaron.- ¿Qué me dices de esa copa?
  • Que me apetece mucho.


Le tendí la mano y caminamos hasta la barra, ella pidió un vodka con limón y yo pagué. Me sentí un poco pagafantas, yo no acostumbraba a pagar copas para follar. Estuvimos hablando un rato al lado de la barra, me enteré que tenía 20 años y que en ese momento se encontraba haciendo un curso de repostería.

  • ¿En este momento?
  • Si, solo dura tres meses.
  • ¿Y cuando termine que vas a hacer?
  • No lo se, puede que haga un curso de cocina normal.
  • ¿Por qué no has empezado por el de cocina normal?- ella se río.
  • ¡Porqué me gustan mas los postres!- Reí con ella, iba a besarla cuando Piti hizo su maldita aparición.
  • Eh, Dick ¿te queda?
  • ¿El qué?
  • Coca tío, que va a ser.
  • Toma, capullo.- le di la papeleta y el se largó contento. Esperaba encontrar una mirada reprobatoria en Mia, pero no fue así.
  • ¿Me invitarías?
  • ¿A qué?
  • A una ralla.
  • No pareces una persona que tome drogas.
  • Eso es porqué no las tomo. Pero me gustaría probar.
  • No se si es muy buena idea.
  • Oh vamos, tu las tomas, no puede pasar nada por una vez.
  • No, pero no quiero ser el culpable de crearte una posible adicción.
  • No creo que eso vaya a pasar, solo quiero saber que se siente.
  • Euforia, autoconfianza, energía, deseo sexual,...-le relaté.
  • No quiero que me lo describas tu, quiero sentirlo yo.
  • No se...
  • Si no me invitas tu seguro que encuentro a alguien que lo haga.- hizo ademán de marcharse.
  • Está bien, te invitaré si quieres provarlo.
  • Puedo pagártelo.
  • No hace falta


Caminamos hasta el baño y Piti aun estaba en la cola, nos pusimos con él y cuando nos tocó entramos los tres en el mismo cubículo. Preparé las rallas, la de ella con menos cantidad. Piti enrolló el billete y esnifó, me pasó el billete e hice lo mismo, por último ella:

  • Es un poco molesto.- dijo.
  • Pasa enseguida.
  • Gracias.- yo solo me encogí de hombros.
  • Bien tortolitos, salgamos de aquí.- dijo Piti.


Volvimos con el meollo de gente y lo primero que vimos fue a la amiga de Mia besuqueándose con Alex. Ella y yo sonreímos a la vez. Entonces me besó, ella, así de repente. Pasé mi brazo por su cintura y la apreté contra mi, seguimos besándonos hasta que fue ella la que me preguntó si podíamos ir a mi casa. Nos fuimos de allí a toda leche, casi la cargo sobre mi espalda cuando se estaba despidiendo de su amiga, en ese momento no era capaz de pensar pero no entendía como esa chica me ponía tanto. Llegamos a mi casa y me falto tiempo para llevarla a la habitación y empezar a quitarle la ropa, esta vez iba con un vestido que desapareció rápidamente, ella misma fue la encargada de quitarse las medias mientras yo me quitaba mi camiseta a la vez que los zapatos y los calcetines, después de despojarme de mis calcetines volví a mirarla y mi amigo se puso mas contento de lo que ya estaba, ella estaba solo en su ropa interior que volvía a ser preciosa y muy sexy, llevaba un sujetador y unas bragas azul oscuro que le sentaban de lujo. Ella me miró tímidamente entre sus pestañas y me desarmó. Me senté en la cama y cogiéndola de la cintura tiré de ella hacia mi. Primero me besó pasando sus manos por mi pelo, las mías bajaron por su cintura, pasaron por su culo y llegaron a la parte trasera de sus muslos, la agarré de ahí haciendo que quedara sentada encima de mi a horcajadas. De su boca se escapó un gritito de sorpresa que nos hizo reír a ambos, nos seguimos besando y yo pasé a su delicioso cuello, mis manos encontraron el cierre de su sujetador y después de abrirlo ella misma se lo quitó. Me llevé su pecho a la boca y ella jadeó, después bajó sus manos por mi espalda y cuando llegó a la cintura de los vaqueros la rodeó y se dispuso a desabrocharme, lo hizo y también metió su mano para masturbarme, poco después empezó a besar mi pecho y abdomen mientras se retiraba de encima de mi y se arrodillaba en el suelo. Me quitó los pantalones y la ropa interior, se quedó mirando mi polla durante unos segundos como si chupármela fuese todo un desafío, supongo que para ella lo era y que no había realizado muchas mamadas. Ella tomo aire y agarrando mi miembro por la base empezó a lamerla hasta que llegó a la punta y se la metió en la boca. No era una gran mamada, no estaba del todo mal pero se notaba su falta de experiencia. Puse mi mano en su cabeza para guiarla pero solo sirvió para que ella se pusiera nerviosa:

  • Lo siento, soy un desastre.- dijo avergonzada.
  • No digas eso, lo estabas haciendo bastante bien.
  • No hace falta que mientas.
  • No miento, ven aquí.- Tiré de ella y la tumbé encima de la cama.- Tu problema es que te pones nerviosa.- le dije paseando mis manos por su cuerpo.
  • Es mas bien vergüenza.- contestó temblando.
  • ¿Por qué tienes vergüenza?- le pregunté antes de pasar mi lengua por su ombligo y subir en dirección a sus pechos.
  • Estoy desnuda.
  • Yo también.- le respondí antes de lamer uno de sus pezones, este se endureció y aproveché para morderlo un poco. Ella jadeó sonoramente.- Estamos en igualdad de condiciones.
  • No lo creo. Tu estás bueno.
  • Hmm...-dije en su cuello.- Tu eres bastante perfecta.
  • ¿Bastante perfecta? ¿Qué es eso?- preguntó acariciando mi espalda.
  • En mi opinión con cinco kilos mas serías perfecta del todo. Pese a eso, eres guapa y tienes curvas. Bastante perfecta.- le confesé antes de besarla. Me estaba volviendo un ñoño.
  • Pese a eso... soy muy torpe con el sexo.
  • Yo soy mayor que tu, tengo mas experiencia. Nada mas.


No le di tiempo a protestar, la besé y mientras la besaba le quité las bragas y mis manos se encargaron de que no pensara mas en sus inseguridades. Cuando la penetré parecía haberse olvidado.


Cuando desperté por la mañana/tarde ella ya no estaba. Di un par de vueltas en la cama y finalmente me levanté. Me vestí y recogí un poco el desastre que era mi habitación, luego fui a ver que había en la nevera que no fuera cerveza, no había mucha cosa, abrí el congelador y vi que había rollitos de primavera, busqué una sartén limpia y después de no encontrarla me resigné y limpié una. Puse los rollitos a freír y cuando estuvieron les eché salsa y me fui a comer al sofá. De esa guisa me encontró Diana, la novia de Héctor. Ella me saludó y se sentó en la butaca para fumarse un cigarro:

  • ¿Cómo va todo?- le pregunté.- Hacía tiempo que no te veía por aquí.
  • Bien, he estado un poco liada y como sois una panda de guarros prefiero que sea Héctor el que venga a mi casa.- yo me reí.
  • Es totalmente comprensible y somos conscientes de que la casa está hecha un asco.
  • Cuando estemos mentalmente preparados limpiaremos.- Piti hizo su aparición.


Piti y yo estuvimos haciendo el vago en el sofá durante todo el día. Héctor se levantó y también lo hizo Oscar. Diana se fue a su casa a media tarde y nosotros nos preparamos para el partido. Oscar sacó unas cervezas de la nevera y las dejó encima de la mesa:

  • Diana tiene razón.- dije observando el panorama.- Esto está asqueroso.
  • Tenemos que limpiar- estuvo deacuerdo Héctor.
  • O podemos contratar una asistenta.- dijo Piti.
  • ¿Y cómo piensas pagarla, lumbreras?- preguntó Oscar.
  • No creo que nos salga muy cara entre todos, que venga un par de horas dos días a la semana.
  • No es mala idea.- dije.- reconoced que nosotros solo limpiamos cuando la cosa ya está así de asquerosa. Si contratamos a alguien y nosotros intentamos ser menos guarros creo que incluso podremos llegar a caminar descalzos.
  • Está bien.- dijo Oscar.- Pero que no sea muy caro.
  • ¿Y de dónde la sacamos?- preguntó Héctor.
  • Pásame mi móvil.- dije.
  • ¿Te has acostado con alguna?- bromeó Piti.
  • Pues...de hecho si.- Cuando tenía 18 me acosté con una chica que mi madre había contratado, estuvo trabajando solo un par de semanas porqué mi madre consideró que no era lo suficientemente limpia.- Pero no la voy a llamar a ella.
  • Eres un fraude, yo esperaba que llamaras a una porno chacha- dijo Piti.
  • Estás enfermo.- Pulsé la tecla de llamada y me llevé el móvil a la oreja esperando que me contestarán.
  • Hola mi amor.
  • Hola mamá.- respondí.
  • ¿Quieres que tu madre venga a limpiar?- preguntó Piti, al final tuve que golpearle.
  • ¿Cómo estás?- le pregunté a mi madre cambiando al holandés.
  • Bien, tu padre y yo estábamos viendo una película.
  • Bueno, entonces iré al grano. Te llamo porqué los chicos y yo hemos pensado que deberíamos contratar una asistenta ¿sabes de alguien?
  • Pues si, justo el otro día la chica que trabaja en casa ahora me preguntó si sabia de alguien mas. Le llamaré para que se pase por vuestra casa.
  • Vale mamá, pero nosotros no podemos pagar mucho.
  • Hablad con ella de eso cielo, te llamaré cuando sepa algo.
  • Esta bien, gracias mamá.
  • De nada, cielo.- Ambos colgamos.
  • Mi madre dice que va a llamar a la chica que limpia en su casa.
  • Bien.- Agregó Piti.- Como sois los ricos, siempre tenéis al servicio disponible.
  • Eres un gilipollas.- el muy idiota me mandó un beso.
  • Oye ¿qué tal ayer?-me preguntó de repente.
  • ¿Con qué?
  • No te hagas el tonto, con la chica de las bragas rosa.
  • ¿Por qué Piti sabe el color de las bragas de tu ligue de ayer?- preguntó Oscar intrigado.
  • Por que ya se la había tirado la semana pasada y me encontré sus bragas en el sofá. Eran unas preciosas braguitas rosa.- Vale, al menos no era yo el único que estaba encandilado con su ropa interior.
  • Aveces me preocupas, Piti.- Le dijo Oscar.
  • ¿Ayer también eran rosa?- me preguntó Piti.
  • ¿Y a ti qué coño te importa?- le gruñí.
  • Vale hombre, no te pongas así.
  • ¿Te gusta?- me preguntó Héctor.
  • ¿Quién?
  • La chica de las bragas rosa.- rodé los ojos.
  • No, es decir, si. Pero como todas supongo.- contesté.
  • Pero te la has tirado dos veces.- Ese fue Oscar.
  • Me la encontré ayer por la noche.
  • Nunca repites si lo puedes evitar.- Héctor.
  • ¿Debería preocuparme por qué estéis tan pendientes de mi vida?
  • No sabes tu cuánto.- respondió Piti en tono sombrío.- Seguramente es contorsionista y le hace cosas extremadamente sucias.- les dijo a los demás.
  • ¿Contorsionista, eh?- Meditó Oscar.
  • No es contorsionista, simplemente me gusta follar con ella.
  • A ti te gusta follar con todas.- me dijo Piti.
  • ¿Y a ti no?
  • Si claro.
  • Pues ya está.
  • No, porqué tu quieres tirártelas a todas, eres como mas tías mejor.- argumentó Oscar.- Es raro que te fueras ayer con ella con la de chicas que había.
  • ¡Que pesados sois de verdad!
  • Te gusta en serio, bribón.- me dijo Piti.
  • Que no, solo es que cuando se la meto no se que me pasa, es como uhh i ahh.- dije explicándome terriblemente mal.
  • Si claro, suele ser uh i ah, mas ah que uh.- Vale, Piti se estaba riendo abiertamente de mi.
  • Buenas noches.


Me levanté y me fui a mi cuarto. Los muy cabrones estuvieron un buen rato partiéndose a mi costa. Me tumbe en la cama y cogí el portátil para mirar mi Facebook, mientras se abría el ordenador reflexioné, Mia no me gustaba mas que las demás, era solo que el sexo era raro, raro en plan bien, me gustaba hacerlo con ella. Nada mas.


Se que he tardado pero estoy con exámenes y no se cuando voy a subir mas capitulos. Os iré informando. Espero que el capitulo os haya gustado y comentad!!

http://3.bp.blogspot.com/-eVnuHbAZ7rk/TaSeRwuHDZI/AAAAAAAAAqc/f4vdF3Fzxug/s1600/lily-aldridge.jpg (Mia)

No hay comentarios: